Los títeres festejan treinta y ocho años

El escenario de la Escuela Provincial de Títeres, se viste con sus mejores galas. Hoy, festeja el cumpleaños número treinta y ocho, dedicado a la formación de niños, jóvenes y adultos. Lo hará con un espectáculo de excelente calidad. "El gato Manchado y la golondrina Sinhá" inspirado en un cuento de Jorge Amado, subirá a las 10 y 15.30, exclusivamente para la comunidad educativa. Comenzará esta semana, un ciclo para alumnos de la región.





NEUQUEN (AN).- Así como una imagen puede ser más fuerte que mil palabras, un producto depurado logrará en forma contundente, trasmitir con qué materia está amasada la actividad de un establecimiento dedicado al arte.

La Escuela Provincial de Títeres cumple 38 años, apenas al día siguiente de la fecha en que festejan los trabajadores. Y hará una fiesta teniendo como protagonistas a su comunidad educativa, padres e invitados especiales.

El elenco estable ofrecerá hoy, dos puestas –a las 10 y a las 15.30– del espectáculo "El Gato Manchado y la Golondrina Sinhá", sobre un cuento del enorme escritor brasileño Jorge Amado, que se ha trasformado en una bella obra. Si bien es un festejo íntimo, marca la apertura de un ciclo de presentaciones, especialmente destinado a alumnos de 8 años en adelante, de todos los centros educativos de la región.

Este logro desde el escenario, tiene una larga tradición de buenos espectáculos, que doblan o a veces triplican en número a los años que cumple la escuela. Llegar a un nivel exigido, no surge por generación espontánea. No por nada, el establecimiento ha entrado en la adultez. Es formador de niños -concurren a contraturno con la primaria-, adolescentes y adultos, con clases desde las 18.30.

En su vida, sólo un eslabón trascendente quedó en el camino. Fue el profesorado superior de títeres y actor titiritero, que funcionó en la década del '90, como ciclo cerrado. Tuvo apenas una sola graduación. Desde 1996, nunca más se pudo reponer esa carrera.

 

Entre gallos y mediodías

La escuela nació en una casa familiar y el primer retablo se armó "entre gallos" y mediodías. Fue un gallinero, el espacio más amplio conque las fundadoras contaban por entonces, para sus ensayos. Al fondo y entre cacareos.

La criatura, amada y mimada, anduvo deambulando por varios edificios, hasta hallar su destino final, en Anaya y Planas.

Luce el nombre de una de esas maestras pioneras: Alicia Murphy.

Lo que hoy se observa -con un frente de césped y murales pintados por los niños-, fue una fábrica de pilas (Vidor). Devenida tras reciclar dos naves, en una verdadera escuela, cuenta con cuatro aulas-salones acondicionadas para la especialidad, varios retablos, un gran taller de muñecos y escenografía, la biblioteca "Kique Sánchez Vera", dependencias de administración y la sala de teatro "Daniel Vitulich" para 500 personas. Lo poco y lo mucho que allí se materializa, se vive con un orgullo legítimo.

El equipamiento se fue logrando durante casi una década, al estilo "hormiga", sumando de a uno por vez. Esfuerzos, aportes del estado provincial y en su medida por gestión privada, dotaron al establecimiento de un lugar de funcionamiento digno.

Allí, según corre el año, se pueden ver las puestas del elenco y las muestras de grandes y chicos. Todos, además de estudiar, practicar y ensayar, hacen montajes de espectáculos. Suman varias obras por ciclo escolar, que se exhiben allí mismo, o salen a las escuelas y hospitales.

 

"El Gato Manchado y l Golondrina Sinhá"

La obra, que fue estrenada el año pasado, mantiene la poética del escritor bahiano, pero llevada a la acción. Se emplearon numerosas técnicas como sombras, títeres de guante y de varilla, máscaras, transparencias y actores.

Es toda una innovación, tras meses de labor en 2005, su posterior estreno y el proyecto de darle continuidad.

Dos titiriteras: Liliana Godoy y Silvina Vega, regresaron este año al elenco, que se integra también con Guadalupe Lamouroux, Elisa Prati, Jorge Javier y Flavio González, bajo la dirección de Dardo Sánchez.

Hoy, las funciones están destinadas a la comunidad educativa de la escuela de Títeres. Pero desde mañana, todos los centros educativos, pueden pedir turno para asistir a las funciones que -de martes a viernes-, tendrán lugar a las 15. Para inscribirse hay que llamar al 4423481. Es apto para niños de 8 años en adelante.

En su estreno, fue considerada como una excepcional puesta, que llevó mucho tiempo consumido -no sólo en la adaptación- sino en la construcción de gran cantidad de muñecos, escenografía e investigación.


Comentarios


Los títeres festejan treinta y ocho años