Luis Felipe Sapag: recuerdos de Cutral Co



Luis Sapag con sus compañeros de la escuela primaria, es el tercero de la fila de abajo, agachado, de izq. a derecha.

Neuquén

El 31 de mayo falleció Luis Felipe Sapag, de más está recordar que era hijo de don Felipe Sapag y doña Chela. Hoy queremos brindarle este homenaje a través de las evocaciones de una compañera de escuela. Recordemos que sus padres estaban establecidos en aquel naciente Cutral Co: doña Chela recién recibida de maestra decidió aventurarse en 1946 a trabajar en un pueblo en medio del desierto en la flamante Escuela Nº 119. Esta legendaria institución había sido fundada en 1935, de precarias paredes de adobe que con el correr del tiempo fue logrando su nuevo edificio.

Es así que Inocenta Estela Romeo Barrios llegó a los médanos de esa ciudad neuquina y allí, precisamente, conoció a Felipe Sapag, con quien formó su familia. Esta persona -que nos brinda evocaciones del ayer- recuerda que iba a la carnicería a comprar y don Felipe le cobraba. Chela supo enfrentar las circunstancias de la vida cuando en 1976 tuvo que exhumar a dos de sus hijos de tumbas N. N.: siempre Luis exaltaba el valor de su madre en esa y otras situaciones.

El matrimonio de sus padres se mantuvo unido por más de sesenta años, producto de un amor que nació en aquel Cutral Co de los años cuarenta, en el que se daba la escasez de recursos y la falta de agua.

Y a esa escuela concurrió Luis y su hermana Silvia. La narradora nos dijo que se sentaban en el banco en la primaria y “lo inteligente que era Luis, contestaba todo lo que la maestra preguntaba”. Recuerda que fueron sus maestras, en los primeros grados, Sra. Delfina Quiroga y, de tercer grado en adelante, Srta. Cecilia Cangiani.

Lo inteligente que era Luis, contestaba todo lo que la maestra preguntaba”

Silvia Sapag, hermana de Luis

En el relato prosiguió con un emotivo recuerdo: cuando ella se fue a vivir a Plaza Huincul por trabajo de su papá, debía concurrir a la escuela en el colectivo El Petróleo, por lo que Silvia y Luis la iban a esperar a la parada del micro e iban juntos a la escuela. “En una oportunidad se iba a reparar la escuela y debieron concurrir a la Municipalidad a tomar las clases; las mesas [estaban] cubiertas de papel secante verde para que los alumnos no las mancharan”.

También relató que el secundario lo hicieron en las escuelas de Comercio y la EPET 1, donde cursó Luis. Una vez recibido de técnico en la ENET 1 de esta capital se fue a Bahía Blanca, se recibió de ingeniero industrial. Posteriormente fue doctor en Ciencias Sociales (Flacso), magister en Ciencia y Sociedad y profesor universitario. Ejercía su mandato como diputado por el MPN.

Escribió, entre otros, los libros “Sapag del Líbano a Neuquén. Genealogía de una pasión” y “Los veranadores del Alto Neuquén. Historia social y desafíos en la modernidad”, que es un recorte histórico-sociológico de la persistencia de la trashumancia como modo de vida en el norte de esta provincia. Luis escribió para “reconstruir pasados ocultos y construir futuros posibles”.

Siendo niño, en 1961, Luis fue testigo del nacimiento del Movimiento Popular Neuquino con su padre, su tío Elías y otros peronistas a la cabeza que conformaron esa fuerza neoperonista, debido a la proscripción del peronismo. Como esos militantes dijeron: “Era una forma de hacer peronismo”. Sin embargo, en la provincia, que acababa de conformarse como tal, había grupos peronistas “ortodoxos” que no adhirieron al naciente partido que desde ese entonces se mantiene en el poder y convivió y convive con distintas ideas políticas en el gobierno central.

Este sencillo recordatorio es para el neuquino del ayer, para el educador, el joven que luchó desde su puesto como coordinador provincial de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva del Copade; aquel niño solidario con sus compañeros de grado, aquel hijo que acompañó a sus padres, un padre que dejó su legado en sus hijos y para todos los que lo conocieron y compartieron sin ideologías compatibles pero con la manifestación libre de sus ideales.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256


Comentarios


Luis Felipe Sapag: recuerdos de Cutral Co