Maduro asumió y llamó al diálogo a Capriles

Un hombre burló la seguridad y causó temor

AFP

CARACAS.- En un discurso carente de anuncios concretos sobre cómo resolver los problemas económicos y políticos que afronta el país, Nicolás Maduro asumió como nuevo presidente de Venezuela y ofreció, por primera vez desde el inicio del proceso electoral, dialogar con su rival Henrique Capriles, quien ha retado su victoria.

En una ceremonia en la Asamblea Nacional suspendida momentáneamente por la irrupción de un desconocido cuando Maduro comenzaba su discurso y mientras en la calle sonaban cacerolas y cohetes, el nuevo mandatario dijo que iba profundizar la “revolución’’ y corregir ineficiencias y corruptelas que plagan las llamadas “misiones’’ o programas de subsidios sociales en el país.

“Yo estoy dispuesto a conversar hasta con el diablo, Dios me perdone... hasta con el nuevo Carmona si es necesario’’, dijo en referencia a Capriles, a quien identifica como “el nuevo Carmona’’. Carmona fue un empresario venezolano que se auto juramentó como presidente en abril de 2002 cuando Chávez fue destituido del poder algunas horas. El hombre está asilado en Colombia desde entonces.

No es la primera vez en 14 años de gobierno chavista que se ofrece diálogo a la oposición, aunque nunca se ha concretado. Capriles no hizo comentarios de manera inmediata al ofrecimiento de diálogo.

Minutos después de que jurara como presidente, un hombre vestido con una chaqueta roja subió a la tribuna legislativa e interrumpió su discurso.

El desconocido tomó el micrófono desde el que hablaba Maduro y gritó “¡Nicolás!, ¡Nicolás!’’, cuando tres hombres de seguridad se abalanzaron sobre él y lo sacaron del recinto.

El propio Maduro, de 50 años, declaró superado el “incidente’’ y lo atribuyó a un “compañero’’, con quien dijo que después hablaría. Sin embargo, Maduro se quejó de la seguridad del recinto. “Me pudieron haber dado un tiro aquí’’, dijo y reanudó su discurso.

En la sesión se encontraban algunos mandatarios latinoamericanos como el colombiano Juan Manuel Santos, el cubano Raúl Castro, el iraní Mamoud Ahmadinejad, el boliviano Evo Morales y el nicaragüense Daniel Ortega.

También arribaron las presidentas de Brasil, Dilma Rousseff; de Argentina, Cristina Fernández, y de Uruguay, José Mujica.

El acto se celebró mientras aún está pendiente una auditoría electoral solicitada por la oposición, que confía que revocará los resultados oficiales de los comicios del pasado domingo. En caso de que así suceda, la juramentación puede ser impugnada ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Mientras juramentaba, en algunas partes de Caracas se escuchaba un “cacerolazo’’, que en los últimos días se ha vuelto una muestra de rechazo a Maduro por parte de la oposición. Al mismo tiempo, retumbaron cohetes en el centro de la capital, algo que el oficialismo ha utilizado para celebrar el triunfo del sucesor de Chávez.

Tras reanudar el discurso, dijo que el presidente colombiano se había retirado de la sesión, aunque afirmó que su colega le dijo que tenía una reunión con alcaldes en su país.

La juramentación ocurrió un día después de que el Consejo Nacional Electoral, en una sorpresiva decisión, anunciará una ampliación de la auditoría electoral y que ahora comprenderá las mesas de votación no revisadas tras los comicios, lo que para algunos abre un camino de incertidumbre sobre lo que sucederá.

Así, el Consejo revisará el 46% de restantes de las cajas que contienen los comprobantes de votación que no fueron auditadas el domingo pasado. La ley venezolana dice que tras culminar una jornada electoral se debe auditar, de inmediato, el 54% de las urnas y mesas electorales en presencia de los representantes de los partidos, los testigos de las mesas de votación y los electores. (AP)

El momento tenso de la asunción: un hombre llegó hasta Maduro en medio de su discurso. “Me pudieron haber dado un tiro aquí”, dijo.

venezuela poschávez


Comentarios


Maduro asumió y llamó al diálogo a Capriles