Maldonado: en el Pu Lof, el juez tomó nuevos testimonios de la comunidad

Ante la prensa, el juez habló de una “negociación”, sin detalles. Su antecesor había advertido sobre una “inconsistencia fundamental” de los testigos mapuches

Un cambio de actitud. El juez federal Gustavo Lleral visitó ayer la comunidad mapuche Pu Lof Resistencia, en Cushamen y les tomó declaración testimonial a dos de sus miembros sobre el operativo de la Gendarmería Nacional del 1º de agosto en Chubut durante el cual desapareció Santiago Maldonado. Lleral, que llegó al lugar sin ninguna custodia, calificó enigmáticamente su visita como una “negociación” con la comunidad.

El juez les tomó declaración a una mujer y un hombre de alrededor de 25 años de edad y cuyas identidades no fueron informadas. Los dos jóvenes, según el reporte de la agencia oficial Télam, que presenció el operativo, ofrecieron su testimonio individualmente en el interior de la camioneta en la que la comitiva llegó hasta el lugar.

Lleral -quien se reunió el martes con la familia Maldonado- llegó al Pu Lof a las 8 de la mañana, acompañado por dos secretarios y un escribiente. Dialogaron más de dos horas con Andrea Millañanco, la mujer de la autoridad de la comunidad Facundo Jones Huala, detenido en Chubut, y Elizabeth Loncopán, entre otros miembros del Pu Lof.

En un día lluvioso y frío en la región, el encuentro se produjo en torno a un fogón en un precario resguardo de una de las entradas a la comunidad. Se los vio compartir varias rondas de mate. Allí se habló sobre la decisión de formalizar las testimoniales de los dos jóvenes, quienes no habían declarado hasta ahora en la causa de hábeas corpus.

Los dos testigos mapuches transmitieron al juez preocupación sobre los “riesgos” que corren quienes dan sus testimonios. Les respondieron con explicaciones sobre las garantías procesales previstas.

El juez Lleral evitó hacer declaraciones públicas y se limitó a señalar que encabezó una “negociación” con los mapuches en el marco del trabajo de investigación del caso, y que “cualquier intervención” externa podría frustrar sus objetivos .

Estas dos nuevas declaraciones se suman a las realizadas en el juzgado federal de Esquel ante Otranto por Millañanco, Soraya Maicoño y Fernando Santana, quien dijo haber visto cuando varios gendarmes detuvieron a Maldonado junto al río Chubut, lo golpearon y lo subieron a un camión para pasarlo a una camioneta que se lo llevó del lugar.

Estos testimonios fueron recogidos por el juez Guido Otranto, desplazado por la Cámara federal de Comodoro Rivadavia de la causa por prejuzgamiento. En una entrevista con un diario nacional, Otranto había advertido sobre una “inconsistencia fundamental” en las declaraciones de esos dos testigos.

El nuevo juez de la causa -titular del juzgado federal de Rawson- ya había visitado la comunidad mapuche el sábado pasado, pero en entonces sólo dialogó informalmente con los miembros que se encontraban en el lugar. Su visita de ayer fue la primera actuación oficial en el lugar donde se desarrollaron los hechos del 1 de agosto con los integrantes de la comunidad.

Un dato no pasó desapercibido: en ambas ocasiones, el juez Lleral llegó sin custodia policial. Otranto, en cambio, había visitado el lugar el lunes 18 de septiembre custodiado por cientos de efectivos de la Policía Federal, en el marco de un megarastrillaje del río Chubut en busca de rastros de Santiago Maldonado.

“Yo no veo ningún

avance en la causa”

El hermano de Santiago Maldonado se reunió ayer con la fiscal federal de Esquel, Silvina Ávila, quien lleva adelante la causa por “desaparición forzada”, y aseguró que no haber visto “ningún avance” en la investigación.

“Yo no veo ningún avance. Vería avance si estuvieran todos presos y juzgados”, dijo Sergio Maldonado. “Lamentablemente mi visión es ésa. Para mí siempre está en el mismo lugar. Yo no veo progreso”, advirtió.

“Se siguen esperando otras pericias sobre los celulares porque se sigue ampliando sobre distintas pericias que se hicieron”, dijo, y aseguró: “Para mí el tiempo es eterno”.


Comentarios


Maldonado: en el Pu Lof, el juez tomó nuevos testimonios de la comunidad