Malvinas: parece mentira

Lo más visto



Neuquén

Parece mentira. Han pasado más de treinta y años desde que un par de jóvenes partió a un lugar incierto. Fueron llenos de sueños y proyectos que una guerra arrebató de sus vidas. Hoy nuestra cotidianidad nos lleva a que nos acordemos cada vez menos de que nuestros soldados emprendieron semejante hazaña. Para algunos la despedida fue un fuerte abrazo y beso de sus seres queridos, para otros un corto llamado y un “Me voy, espérenme a la vuelta”.

Su regreso no fue el esperado, muchos bajaron del avión buscando un familiar, un conocido, alguien que los salude, que los abrace… Muchos perdieron a sus hijos pero igual fueron, abrazaron y besaron a esos soldados llenos de dolor en el alma porque no regresaron junto a sus amigos de combate.

Ellos conocieron el miedo pero no la cobardía. Cada 2 de abril nos acordamos de ellos, pero sólo ese día, y miramos el almanaque buscando otro feriado cerca para programar unas minivacaciones. Y esto es triste porque no tomamos conciencia de lo que tuvieron que pasar estos jóvenes, algunos de solo 18 años; muchos ya eran papás y conocían a su hijo por fotos.

En mucho lugares de la Argentina a nuestros soldados se los honró con nombre y apellido, en otros no. Qué lindo sería que en las escuelas, en todas las aulas, sobre el umbral de cada puerta, figure el nombre de un soldado y que los alumnos sepan su biografía. Creo que es una forma de empezar a honrar a nuestros héroes.

Carlos Aníbal Zvitan

DNI 16.165.285


Temas

Malvinas

Comentarios


Malvinas: parece mentira