"Mañana no estás”: un thriller policial con intensidad y humor, ideal para la cuarentena

A Jack Reacher lo conocemos, si no de los libros, por las películas que llevó a la pantalla grande Tom Cruise. Es un justiciero antisistema. Y el autor, Lee Child, un maestro. Esta nueva entrega de la saga es una gran compañía para estos días de cuarentena.



Contengan la respiración. El primer capítulo de “Mañana no estás”, de Lee Child roza la perfección: atrapa hasta al más desprevenido y escéptico.
Jack Reacher está de regreso en una historia que no permite soltar el libro. Algo ideal para estos tiempos.


El comienzo dice así:

“Los terroristas suicidas son fáciles de identificar. Emiten señales delatoras de todo tipo. Más que nada porque están nerviosos. Por definición son todos primerizos”.
Son las dos de la mañana, Jack Reacher va en el subte de Nueva York. Ea la primera década del siglo XXI, ya pasó el atentado a las Torres Gemelas y la paranoia está a la orden del día.
Reacher sabe, lo aprendió de contrainteligencia israelí, cómo identificar a terroristas. “La lista tiene doce puntos si estás mirando a un sospechoso masculino. Once, si estás mirando a una mujer. La diferencia es una afeitada fresca. Los hombres bomba se sacan la barba. Los ayuda a mezclarse. Los vuelve menos sospechosos. El resultado es una piel más pálida en la mitad de abajo de la cara. Ninguna exposición reciente al sol.
Pero yo no estaba interesado en las afeitadas.
Estaba trabajando con la lista de once puntos.
Estaba mirando a una mujer.”


Esto es apenas el primer hilo que tira la trama de “Mañana no estás”.
Infalible, incluso cuando se equivoca, Reacher va siguiendo las hebras del terrorismo islámico, el Pentágono, la carrera de un prometedor candidato a senador, de la policía y de todas las fuerzas de seguridad de la Nueva York pos atentados.

Atrápame si puedes


Para no adelantar más de la atrapante novela, vale aclarar un poco quién es Reacher (además de dos películas no muy logradas y una serie para Amazon) y por qué se considera que Child rompe un poco con los clichés del género.
Reacher nació en 1960 en Berlín, en uno de los tantos destinos de su padre, un marine finalmente asentado en Corea.


Reacher formó parte de la Policía Militar, pero es básicamente un vagabundo que, cuando no está envuelto en uno de sus casos, viaja de un lado a otro de Estados Unidos en micro cargando apenas “un cepillo de dientes, un pasaporte y una tarjeta de débito”.
Es una persona incorruptible, pero no sólo por su integridad sino porque además, el dinero y los bienes no representan nada para él. Y no hay nada que lo ate a la sociedad de consumo. Se mueve sin celular, no tiene auto; vive en los márgenes.
Y sus historias -como la del libro “Mañana no estás”- se ocupan de casos aparentemente simples pero que tienen una onda expansiva que arrasa con los principios más naturalizados de la sociedad estadounidense.

Lee Chil, el creador de esta larga saga (que a la Argentina llegó de manera irregular hasta el año pasado) se llama en verdad James Grant y trabajaba como guionista para una cadena de televisión inglesa hasta que un día su jefe lo llamo y le dijo: “Estás despedido”.


Entonces, desempleado, empezó a escribir “Zona peligrosa”, la primera entrega de Reacher. La firmó con el seudónimo Lee Child porque quería que sus libros estuvieran ordenados entre los de Raymond Chandler y Agatha Christie, sus favoritos a la hora de escribir y de pensar el policial.
El resto es historia.
Si les gusta, no hace falta leer en orden las novelas de Reacher. Cualquiera puede ser una puerta de entrada. Y una puerta de entrada prometedora, algo que estos días se agradece doblemente.


Quién es Lee Child

Lee Child era un guionista de TV, británico él. Un día, en 1997, lo echaron de su trabajo, se sentó en su casa y creó a Jack Reacher.

Desde entonces, cada 1 de septiembre se sienta y escribe una nueva aventura


Jack Reacher, su héroe, nunca defraduda. Y Child tampoco: es un mega bestseller.
Sus novelas se han traducido a casi 50 idiomas y lleva vendidos más de 100 millones de ejemplares en todo el mundo.

Además, tiene su propia marca de café molido porque Reacher es fanático del café...
Sus libros son elogiados por Stephen King (”Lee Child sigue siendo el mejor”) hasta Elvio Gandolfo, pasando por César Aira (”El recurso perfecto para devolverles el gusto por la lectura a quienes nunca lo perdieron”), Ken Follet, y George R.R. Martin , entre otros


Comentarios


"Mañana no estás”: un thriller policial con intensidad y humor, ideal para la cuarentena