“Manejaban la sucursal como una rotisería”

El interventor del BPN en Buenos Aires cuando estalló el escándalo reveló las irregularidades en operatorias con las empresas. Sostuvo que le acreditaban liquidaciones de exportación sin la contrapartida del banco corresponsal.



1
#

Pablo Nogués, designado interventor de la sucursal porteña del BPN por las operaciones irregulares del grupo empresario.

2
#

Nicolás Novak, empleado del banco, ayer dio su testimonio.

Leonarto Petricio

NEUQUÉN (AN).- Pablo Nogués, gerente comercial del BPN que fue nombrado al frente de la sucursal de Capital Federal cuando estalló el presunto fraude del grupo Temux, relató el “total desmanejo” que derivó en el quebranto por $ 30.000.000. En una declaración que se extendió ayer por alrededor de seis horas, como testigo dijo en el juicio oral que las operatorias investigadas estuvieron plagadas de irregularidades y que “manejaban la sucursal como si fuera una rotisería” para resaltar la gravedad de las violaciones a las normas bancarias. Sin embargo, sostuvo que ese descontrol era conocido por todas las autoridades del banco y cuando fue interrogado sobre por qué se consentía esa situación dijo que era “por órdenes de arriba”. Dijo que inicialmente, cuando asumió como gerente interino en reemplazo del suspendido en el cargo Carlos Herrera, todos los empleados de la sucursal se mostraron reacios a reconocerles las inconcebibles irregularidades en las acreditaciones de fondos en las cuentas del grupo Temux y a entregarle documentación, pero que luego todos se las reconocieron. Preguntado si le habían dicho por qué se cometían esas violaciones, dijo que le respondieron que “era por instrucciones que recibían de Herrera y Carlos Cáceres”, pero que éstos a su vez actuaban así “por órdenes de arriba”. Señaló que supo de esas “órdenes de arriba” tanto de parte de los empleados como de los mismos Herrera y Cáceres. “Era evidente que era –una situación– de obediencia debida”, el accionar del personal de la sucursal involucrado en las maniobras viciadas de nulidad. Detalló que las operaciones irregulares que favorecieron a Temux fueron advertidas por el departamento de Créditos, el área en la que él trabajaba en la casa matriz y que estaba bajo el mando de la gerenta Gabriela Naimo y el subgerente Daniel Merodio, pero que no se tomaron medidas. Al punto que pidieron sanciones para el entonces gerente Herrera, “y hasta el día de hoy nunca se lo sancionó”, resaltó Nogués. Sostuvo que “Naimo y Merodio hablaban” de las flagrantes irregularidades “con Bugner y Osvaldo López Rodiño”, pero en más de una ocasión señaló que el descontrol de las cuentas del grupo empresario todos lo conocían en la cúpula del banco. Ante una pregunta dijo que, puntualmente en la instrumentación de una de las operatorias que derivaron en el quebranto, el fideicomiso a CEPA por 5.000.000 de pesos, “intervinieron Rodiño y Bugner”. De esa operatoria dijo que además de concertarse sin haber estado dadas las condiciones, el BPN perdió $ 4.500.000. Dijo que comenzó a tener contactos con el entonces presidente cuando estalló el caso y que éste le había dicho que no tenía conocimiento de las operatorias, que “le habían hecho una cama”, pero que no le dijo quiénes. Sobre qué opinaba al respeto, Nogués dijo que “mi sensación es que no sabía...” (de las operatorias).

caso temux


Comentarios


“Manejaban la sucursal como una rotisería”