Mercado complicado para Williams en UE y Brasil



#

Importantes bajas se están registrando en las importaciones de peras europeas provenientes de los países del hemisferio sur.

La estadística da cuenta de que las salidas al Viejo Continente, hasta la semana siete del corriente año, totalizaron las 17.558 toneladas. Así lo detalla un estudio elaborado por la consultora “Gabinete MAG” en el cual se remarca un desplome del orden del 56% cuando se comparan estos datos con los embarques orientados a Europa durante las primeras siete semanas del 2014.

Si bien la cosecha de peras mostró cierto retraso en algunos países, las cifras señaladas permiten inferir que los importadores europeos están frenando sus compras a la espera de una mayor salida de Conference de las cámaras frigoríficas para que los precios no sigan cayendo.

Los datos certifican que todos los países muestran reducciones interanuales sobre sus envíos. La Argentina en esta primera parte del año exportó hacia los mercados de la Unión Europea algo más de 5.300 toneladas, una disminución del 74% respecto del mismo período del año anterior. Esta brutal caída se dio por diversas razones en nuestro Valle. En primer lugar porque la cosecha de Williams tuvo un retraso por su falta de madurez y tamaño. El segundo tema, porque muchos fueron los productores que esperaron el subsidio del gobierno nacional, que nunca llegó, y por ello millones de kilos de fruta quedaron en la planta. Y, por último, porque las empresas no podían ingresar su fruta en los galpones ya que los gremios bloqueaban las industrias en demanda de mejoras salariales. Los datos brindados por la terminal portuaria Patagonia Norte SA van en esta misma línea: al 15 de febrero reporta una baja sobre los embarques regionales a la Unión Europea del orden del 70%.

Pero no sólo la Argentina se vio afectada por las menores compras concretadas por los importadores del Viejo Continente. Sudáfrica, otro gran proveedor de peras, colocó en lo que va del año (hasta la semana siete) 11.020 toneladas, un volumen que refleja una caída del 43% interanual. Las estadísticas muestran que Chile mejoró su posición respecto del año pasado y aparece un importante jugador que es Uruguay, con 882 toneladas en estas primeras semanas del 2015.

“Las algo más de 5.300 toneladas de pera Williams argentina enviadas este año a Europa, en relación con las 20.800 promedio de las temporadas 2012-2014, marcan la crisis económica del Valle de Río Negro y Neuquén, por desequilibrio entre inflación y devaluación cambiara, y notables incrementos de los costos en dólares. Chile y Sudáfrica mostraron devaluaciones superiores a sus inflaciones y, además, tienen un Tratado de Libre Comercio con Europa que respeta 0% de arancel. Esto les permite tener un tipo de cambio real mejor al de la Argentina para asimilar el problema de la devaluación del euro frente al dólar. No hay que olvidar que el año pasado, a la semana 7, la relación era de 1,36 euros por dólar y este año es de 1,13 euros”, señala el trabajo de “Gabinete MAG”.

Precios

El estudio de referencia remarca, en otro de sus párrafos, que “la situación de baja demanda de pera en Europa podría implicar una fuerte presión de venta en Brasil, un mercado donde nuestra pera hoy ya se vende a 34 centavos de dólar por debajo de los valores del año pasado (tema devaluación mayormente, y luego la presión de venta desde el Valle con menor calidad que el año pasado, fruta con avanzada maduración). En promedio en la temporada, el precio es 25 centavos de dólar menos por kilo, sin registrarse el valor primicia este año, que implica montos superiores al del resto de la temporada. Como se verá, ni Brasil se salvó de la guerra de monedas, como era de esperar por presión de venta o por ajuste del real respecto del dólar”.

En relación con los precios observados en Europa, el estudio privado da cuenta de que “hasta diciembre las ventas de peras se comercializaron con 20 centavos de euro menos por kilo y en las últimas semanas, ante los menores envíos del hemisferio sur, comenzaron a ralentizarse las ventas, se estiró el inventario, se defendió el precio de venta local, con lo cual ahora se establecieron valores más parecidos a los del año pasado, aunque no altos como fueron a principios de la temporada 2013. Por otro lado, el menor envío de Williams desde el sur permitió un precio similar de venta al año pasado, pero esto implica 23 centavos de dólar menos por kilo vendido tomando la comparación interanual del tipo de cambio. Esto refleja una disminución proyectada para el valor FOB San Antonio (precio logrado en puerto de origen) en alrededor de cuatro dólares menos por caja o un equivalente a 0,22 dólares por kilo de fruta respecto de los valores del año pasado.

(Fuente: Redacción Central a base de informe Consultora “Gabinete MAG”)


Comentarios


Mercado complicado para Williams en UE y Brasil