Mi Bus negó un vaciamiento del transporte en Bariloche

Mi Bus, de capitales sanjuaninos, dijo que se sostiene con los subsidios porque el boleto representa un ingreso ínfimo. Advirtió que no hay muchas compañías dispuestas a dar servicio aquí.

El abogado de Mi Bus, Ignacio Gigena, negó un vaciamiento por parte de la empresa a cargo del transporte urbano de pasajeros en Bariloche. “Para que haya un vaciamiento debe haber una venta de bienes y no la hay. Acá hay otro tipo de intereses y usan el transporte para desinformar y generar inestabilidad política”, resumió. 

Comparó la situación de Mi Bus en el actual contexto de pandemia con la del sector hotelero y gastronómico ya que “los ingresos no llegan a cubrir los costos operativos y producen un vacío cada vez más grande”.

La quita de subsidios al transporte durante el gobierno anterior y la falta de actualización de estos montos golpea el transporte pero no hay una conducta fraudulenta de desfinanciamiento, como lo quieren hacer ver”, subrayó Gigena y agregó: “No se qué intereses tendrá el gremio pero hoy cualquier sindicato debería colaborar en sostener una empresa”.

Puntualizó que el gobierno nacional todavía no canceló los subsidios que se habían negociado a través de la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) y la firma solo recibe un subsidio provincial de 7,3 millones de pesos.

Gigena reconoció que “hoy, los ingresos de las empresas son pura y exclusivamente los subsidios porque la recaudación es del 10%. Ayer la provincia notificó un compromiso de incremento del subsidio del 50%; de modo que se llegaría a 10 millones y pico”. 

Al ser consultado sobre el embargo del último subsidio provincial a raíz de la deuda que Mi Bus mantiene con la carrocera Colcar, insistió en que los ingresos no cubren los costos operativos: “Constantemente la empresa decide qué se paga y qué no. Así como los trabajadores exigen el cobro de su salario, Colcar exige su deuda. Se trata de cumplir con las obligaciones en la medida en que se generan ingresos”.   

Respecto a las versiones sobre una posible rescisión del contrato por parte del gobierno municipal, el abogado consideró: “No hay causal para rescindir. Tampoco hay 10 empresas pidiendo venir a Bariloche con las mismas condiciones. Cualquier empresa evalúa el costo salarial, los subsidios, el costo del boleto y los recorridos por el combustible”.

Puso como ejemplo a Villa La Angostura, donde también opera la empresa y se logró “una renegociación con el municipio a través de un aporte que permite continuidad del servicio”.

“También el gobierno de San Juan realiza un subsidio. Pero en esa provincia los costos operativos son más bajos que en Bariloche. No hay zona fría y todas las calles están asfaltadas lo que se traslada a los costos de reparación”, manifestó. 


Comentarios


Mi Bus negó un vaciamiento del transporte en Bariloche