Mi Bus quiere un aumento del 30,5% y Gennuso busca auditor externo

Se inicia una nueva revisión tarifaria y la empresa pide llevar el boleto mínimo a $ 24,80.





Mi Bus quiere un aumento del 30,5% y Gennuso busca auditor externo

Con otra revisión tarifaria del transporte urbano ya en marcha, el municipio pretende cambiar la metodología y aspira a tercerizar la auditoría sobre la información de costos de la empresa Mi Bus y la estadística de venta de pasajes, que debe preceder a la determinación del boleto.

Esa tarea fue realizada históricamente por el personal técnico del propio municipio, y más de una vez fue motivo de arduas polémicas. Ahora el intendente Gustavo Gennuso busca ceder la realización del estudio a un ente externo. Para sondear esa posibilidad se reunió con el vicerrector de la Universidad Nacional de Río Negro, Roberto Kozulj. Todavía no tuvo una respuesta definitiva.

La empresa Mi Bus presentó hace un par de semanas su pretensión para la revisión tarifaria del segundo semestre, que incluye una voluminosa carpeta de facturas, liquidaciones y comprobantes destinados a probar la actual ecuación de costos.

El Jefe de Gabinete, Marcos Barberis, confirmó ayer que el boleto mínimo que aspira a lograr la empresa es de 24,80 pesos. La tarifa actual es de 19 pesos, de modo que el aumento sería de 30,5%. En el municipio no abrieron juicio público sobre ese número, pero les habría sonado exagerado.

La empresa alega que la tarifa no puede ser menor debido al aumento de los combustibles y a la caída progresiva de los subsidios. Agrega en su presentación que en el último acuerdo paritario del sector quedó establecido que 1 peso por cada boleto vendido debe ir en forma directa a engrosar el salario de los trabajadores. Así lo señaló el Jefe de Gabinete.

De todos modos, Barberis dijo que el proceso de revisión recién empieza y que el trámite incluye el llamado obligatorio a audiencia pública, de modo que las actuales tarifas difícilmente sean modificadas antes de noviembre próximo.

El funcionario dijo además que está en estudio una posible redefinición de recorridos y frecuencias. Estas últimas son las que más reclamos y quejas reciben por parte de los vecinos.

Señaló que el trabajo a realizar es muy arduo pero que ahora cuentan ya con “un año completo” de datos muy exhaustivos, porque la empresa Mi Bus presta el servicio desde comienzos de 2017.

Según Barberis, todos los indicadores disponibles deberían ser evaluados por la Universidad (en caso de cerrar el convenio) y ese mecanismo sería “el más conveniente para que no se generen discordias”.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Mi Bus quiere un aumento del 30,5% y Gennuso busca auditor externo