Fuera de la casa, las gatas y los gatos corren aventuras diferentes

¿Te suena extraño? Pero sí, las hembras y machos de bigotes no se comportan del mismo modo puertas afuera. Te lo contamos y si te sabés otra, escribinos y lo subimos.

07 jun 2018 - 10:29

Por la mañana se cuela por la puerta o la ventana y desaparece durante horas. Vuelve a casa durante el día o, a más tardar, en la noche, cuando aprieta el hambre. ¿Qué ha hecho nuestro gato durante todo ese tiempo que ha estado fuera de casa?

Sobre todo a las hembras les gusta pasar los días soleados en grupo, explica Katrim, de una asociación de protección animal.

Ocurre principalmente con animales que han crecido en compañía de al menos otros congéneres. Juegan, se acicalan mutuamente y se hacen arrumacos.

“Pero cuando la gata no ha sido criada en compañía de otros, por lo general no suele ser dada al contacto”, añade la mujer.

Machos, a la defensiva

Por su parte, la mayoría de los machos, y también los castrados, se comportan de otra forma, explica.

Suelen ser amigables hacia las hembras, pero al margen de esto, lo que hacen principalmente es ocuparse de su territorio y esto significa no permitir que entre en él ningún otro macho.

Fuera de la casa, las gatas y los gatos corren aventuras diferentes
Cualquiera sea la conducta adoptada, los mininos expresan en la calle su lado más social.

“El coto, por lo general, es grande. Puede llegar a unas 100 hectáreas”, apunta la experta. Y esto es un gran trabajo para el gato.

Para ayudarse en esa defensa cuenta con el orín y las heces, que utiliza para marcarlo, y también con las glándulas anales.

“Así está diciendo a los extraños: ‘Ojo, aquí hay que tener cuidado”, explica Karim. Las gatas también pueden tener sus cotos, pero no son tan grandes por lo general.

En el caso ideal, la diplomacia rige entre los felinos, aun cuando las vallas que separan nuestro jardín del jardín del vecino no son para ellos la frontera de su coto.

Servidumbre de paso

En ocasiones se otorgan entre ellos una especie de derecho de camino, que permite a los extraños atravesar el territorio de otros para llegar a un lugar.

Pero no todos los cotos son iguales. Algunos son menos codiciados que otros y otros son muy solicitados porque allí hay buenas opciones de juego.

Hay ocasiones en las que aparece un nuevo gato que se acaba de mudar a la zona con su dueño y busca su lugar. Entonces la diplomacia se olvida rápidamente y es sustituida por las garras.

Fuera de la casa, las gatas y los gatos corren aventuras diferentes
Tras una pelea gatuna callejera, los roles se redefinen para uno y otro contrincante.

“Las peleas entre gatos puede ser sangrientas”, dice Martina Schnell, de la organización Cuatro patas. Y también las gatas pelean.

“Por lo general, los gatos son tan inteligentes que tras la pelea, se quitan del camino”, explica Martina. Aunque hay veces que los perdedores vuelven a retar al ganador. O aparece un gato más joven y más ágil. “Los gatos ven inmediatamente si un contrincante está en forma o no”, dice.

¿Qué pueden hacer los dueños cuando se dan cuenta de que su gato no está expuesto a un contexto pacífico? “Es muy importante que el gato siempre tenga la opción de retirarse y entrar en casa”, dice Martina.

Madriguera accesible

Por eso es mucho mejor que la abertura por la que entra esté siempre disponible para él y no tenga que arañar la puerta de casa para pedir que le dejemos entrar.

Si el gato llega a casa con heridas, hay que mirarlas inmediatamente. “Los mordiscos de gato se infectan rápidamente”, explica.

Las heridas menos graves las podemos desinfectar nosotros. “Pero si hay heridas importantes, lo mejor es que el veterinario vea al gato cuanto antes”, añade la experta.

Incluso los gatos que han sufrido en las peleas van a querer salir de casa en algún momento. El dueño debe saber que encerrarlos no es una solución. “No son felices así”, dice Katrim. Pero si un gato no quiere volver a salir de casa, no hay que obligarle jamás a hacerlo.

Agencias

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Editor Mi Mascota: Horacio Lara
WhatsApp: (0298)154551551
Mail: hlara@rionegro.com.ar