Miles de egipcios dan “última advertencia” a Morsi

Exigen que retire la reforma que le da enorme poder.





AP

Unas 100. 000 personas rodearon el Palacio de Gobierno en contra de las recientes medidas del presidente islamista.

EL CAIRO (Télam).- Unos 100.000 egipcios marcharon ayer al Palacio Presidencial para manifestarse contra la decisión del mandatario Mohamed Morsi de darse poderes casi irrestrictos y contra la aprobación a las apuradas de una nueva Constitución, en una protesta que derivó en algunos disturbios.

En un breve estallido de violencia durante una manifestación mayormente pacífica, la policía lanzó gases lacrimógenos para impedir que un grupo de personas se acercara al Palacio, en el barrio de Heliópolis. El Ministerio de Salud dijo que al menos 18 personas resultaron heridas.

Asesores de Morsi dijeron que el mandatario islamista estaba en el Palacio cumpliendo con su agenda pero que se retiró por una puerta trasera ante las protestas .

La represión comenzó cuando un grupo de personas desprendido de la multitud tiró una valla ubicada a varios cientos de metros del edificio. La policía lanzó gases y después se replegó . Tirada la valla, los manifestantes se pudieron acercar más al Palacio y la policía al parecer optó por no realizar cargas adicionales para hacer retroceder más a la gente.

A principios de la noche, el número de manifestantes disminuyó. Muchas personas abandonaron el lugar y se replegaron en la plaza Tahrir, en el centro de la ciudad. Un portavoz de una coalición de partidos y movimientos de oposición, el Frente del Saludo Nacional, llamó a realizar otra sentada alrededor del palacio presidencial y a acciones similares en el resto del país.

Unos 10.000 opositores más tomaron las calles en la norteña y costera Alejandría, la segunda ciudad del país, y cantaron eslóganes contra Morsi y la Hermandad Musulmana, el poderoso movimiento islamista.

Sumándose a las protestas, al menos 11 diarios decidieron no publicarse ayer .

La protesta se convocó bajo el lema “Última advertencia”, en medio de creciente tensión por la nueva Carta Magna y por decretos de Morsi por los que se puso por encima del Poder Judicial. Morsi convocó a un referendo el 15 de diciembre para aprobar la Constitución, que según sus críticos tiene un sesgo islamista tal que restringirá derechos de las mujeres, de las minorías, otras libertades civiles y permitirá que clérigos musulmanes puedan supervisar las leyes.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Miles de egipcios dan “última advertencia” a Morsi