Moquillo en perros, el enemigo al que solo frena la vacuna

Los síntomas que genera este virus muchas veces mortal. El veterinario Norberto Calandra explica las formas de evitarlo y los signos a los que hay que estar atentos





Cuando el perro contrae moquillo, lo más habitual es que haya inhalado el virus en partículas flotando en el ambiente y una vez dentro del organismo canino se extiende por el sistema linfático.

La incubación se genera durante unas dos semanas antes de comenzar a mostLrar síntomas. El moquillo canino es provocado por un paramixovirus con múltiples cepas potencialmente infecciosas.

Se presenta de múltiples formas: como una enfermedad subclínica (sin síntomas), si el perro posee un potencial inmunitario; o causando la muerte súbita en caso de que su sistema inmunitario no reaccione adecuadamente.

La única forma de evitar el contagio es mediante la aplicación de la vacuna a partir de los 45 días de edad (4 dosis separadas por 21 días c/u) y debe repetirse todos los años. Además de mantener la mascota aislada del contacto con otros perros y alejados de parques y paseos, de esta manera estará protegido hasta cumplir con el plan de vacunación.

Norberto Calandra, médico veterinario, Mat. N° 727 de Cipolletti explica que “los síntomas y signos de la enfermedad son muchos, porque este virus afecta “varios órganos a la vez, principalmente el aparato respiratorio –de ahí su nombre vulgar “moquillo”–, aunque también la piel, el estado general del animal, produce fiebre, anorexia, y en su etapa mas severa afecta al cerebro produciendo incoordinación, ataxia, parálisis, delirios, contracción involuntaria de los músculos, convulsiones.

La vacuna evita los contagios entre los cánidos.

El virus se asemeja al del sarampión humano pero no afecta a las personas. Y aunque es muy contagioso entre los cánidos (los perros, coyotes, zorros y lobos) no se manifiesta en gatos.

Hay que saber que no existe una cura efectiva contra este virus y sólo puede emplearse un “tratamiento de sostén” –con suero, antibióticos, protectores gástricos, antienéticos, inmunoestimulantes, anticonvulsivos– que ayudarán al animal a luchar con el virus, que “cumplirá una etapa y un proceso”, explica el profesional. Y hay que saber también que en la mayoría de los casos, no es suficiente y el animal fallece.

Por eso, muchos propietarios deciden la eutanasia –concluye el veterinario– ante el mal estado y pronóstico de la enfermedad que dura entre 1 y 5 semanas, explica Calandra.

Síntomas habituales


* Signos gastrointestinales: vómitos y diarrea, incluso con presencia de sangre.

* Signos respiratorios:moco, conjuntivitis, dificultad respiratoria, neumonía.

* Signos en piel: infecciones.

* Signos neurológicos: incoordinación, parálisis, convulsiones.

* Apatía, pérdida de peso: falta de apetito, bajo estado de ánimo, cansancio, sueño, deshidratación.

* Fiebre intermitente.


Comentarios


Moquillo en perros, el enemigo al que solo frena la vacuna