Mujeres en el barrio que asisten y previenen la violencia de género

Son promotoras y voluntarias de la Campaña por la Emergencia Nacional en Violencia Contra las Mujeres, en Roca. Se reorganizaron durante la cuarentena para acompañar, informar y contener.

Un grupo de 30 mujeres de Roca trabajan diariamente en comedores y merenderos para asistir y acompañar a mujeres víctimas de violencia machista. Son promotoras y voluntarias de la Campaña por la Emergencia Nacional en Violencia Contra las Mujeres que nació en el 2017 a nivel nacional y que, durante la pandemia, presentó un proyecto en Diputados. El objetivo de la iniciativa es que se asignen partidas presupuestarias. En Río Negro, está presente en distintas localidades.

Cada 29 horas una mujer es asesinada por motivos de género en nuestro país. En 2020 hubo 265 femicidios entre el 1 de enero al 20 de noviembre, según cifras del Observatorio de las Violencias “Ahora Que Sí Nos Ven”. En lo que va de la pandemia, 184 mujeres fueron asesinadas, entre el 20 de marzo y el 20 de este mes. El 64,5% de los casos ocurrió en la vivienda de la víctima. Quedarse en casa no siempre fue lo más seguro para las mujeres. Durante la cuarentena las víctimas han quedado más expuestas puertas adentro, al estar aisladas con sus agresores. En la región, hubo 7 femicidios en el año: 3 ocurrieron en Neuquén y 4 en Río Negro.

Las integrantes de la Campaña en Río Negro se organizaron para trabajar y poder comunicarse en la virtualidad en comisiones de difusión, acompañamiento y colecta de alimentos y ropa. Armaron “recurseros” con teléfonos de urgencia para repartir a las vecinas. Se distribuyeron en ‘guardias’ de 12 horas para estar atentas a los pedidos de ayuda e información por teléfono y por las redes. Juntaron alimentos y abrigo para las familias más vulnerables. Brindaron información a mujeres para hacer una denuncia. Se reorganizaron para estar presentes en el día a día en la virtualidad. Coordinaron con organismos del Estado para capacitarse y también para garantizar asistencia rápida y efectiva en los casos más urgentes y graves.

En Río Negro, según datos recopilados por la Secretaría de Coordinación de Políticas Públicas con Perspectiva de Género de la provincia, se registraron 19.779 intervenciones por violencia machista este año, 15.397 fueron entre marzo y octubre, durante la cuarentena. En este período, el número incluye: 5236 llamados al 911; 3719 denuncias en comisarías de Familia y otras y también los 6442 seguimientos del Sistema de Asistencia Territorial (SAT) que brinda atención, contención y acompañamiento a mujeres en situación de violencia pero no toma denuncias.

Katy Manquilef y Belén Villegas, integrantes de la Campaña en Roca explicaron a RÍO NEGRO cómo fue ese proceso, qué detectaron y cuáles fueron las modalidades de violencia más visibles. Señalaron que, en estos meses, se profundizaron las dificultades en el acceso a la Justicia. La mayoría de las mujeres ya habían hecho denuncias previas pero los agresores incumplieron las medidas cautelares una y otra vez. “Una mujer hizo hasta ocho denuncias penales y sigue en la misma situación. A veces sentimos impotencia porque tenemos un límite, pero hacemos el acompañamiento, tratamos de buscar todas las alternativas con abogadas, asistentes sociales y personal de salud también”, contó Katy.

La cuarentena “paralizó la cuestión pública”, explicó Belén, “y eso volvió más ineficientes los procesos: costó que se tomaran denuncias y se dificultó el abordaje integral por falta de recursos y porque también estaban desbordados”. Afirmó que entre mayo y junio la mayoría de las consultas en Roca fueron por violencia sexual y que en aquellas donde el riesgo era inminente derivaron a organismos provinciales.  

“En momentos donde la circulación estaba restringida y en coordinación con la Secretaría de Género de la provincia pudimos lograr que el Estado garantice el traslado seguro de una mujer en situación de violencia, aislada en una chacra con su agresor. Se la pudo ir a buscar con un juez de Paz y una psicóloga para llevarla a otra provincia junto a su familia”, recordó Belén.  

Con respecto al tipo de modalidad de violencia, crece la que se genera en la virtualidad, aseguran. Refieren casos de denuncias por grooming y acoso virtual que involucran la privacidad de las mujeres a través de las redes sociales, llamados constantes desde distintos números, situaciones donde el agresor hackea cuentas y cuelga videos que perjudican a las mujeres en sus trabajos, por ejemplo.

En la ciudad no hay refugios para mujeres en situación de violencia, una necesidad concreta y urgente. “Estas situaciones no pasan una vez cada tanto, algunas son más graves que otras. Hay casos en que hay mujeres con niños que tienen que salir de la casa y hay otras que tienen que seguir viviendo con su agresor porque no les queda otra. Entonces es urgente que se cree una casa refugio para ellas”, indicaron. 


En cifras

3
femicidios ocurrieron en Neuquén este año. El de Celeste Saavedra (29) y el de María Marta Toledo (46). La fiscalía investiga la muerte de Florencia Soto (26) pero no la califica como crimen de género.
4
4 femicidios hubo en Río Negro en lo va del 2020. Las víctimas fueron Agustina Atencio (17), Nahiara (3) y Carolina Rivero (28). El caso de Maira Castillo se investiga como instigación al suicidio.

Comentarios


Mujeres en el barrio que asisten y previenen la violencia de género