Múltiples estados en la primera semana


Las finanzas siempre conllevan preocupación y sorprendió un enredo en el Ipross, entre las expectativas de cambio y los traspiés iniciales. La gobernadora firmó el proyecto que excluye a la Cámara Civil de Viedma del fuero electoral. Es el desquite del oficialismo contra el tribunal que rechazó el plan de re-reelección.


La emoción se transformó en ansiedad y luego en preocupación. Esa fue la sucesión de los estados de la gobernadora Arabela Carreras, que inició la semana con su asunción y la cierra con ciertas alarmas.

Las finanzas -como siempre- son motivo de intranquilidad, pero además se enredó un objetivo anhelado: la obra social rionegrina.

Economía acumula deudas. El presupuesto prevé financiamiento o endeudamiento corto por unos 3.500 millones -entre “cheques diferidos” y otros “instrumentos”- que aún no se pueden concretar, esperando el inicio del ejercicio.

La restricción de gastos fue un requerimiento de Agustín Domingo en el gabinete. Quedó a medias su descripción cuando la mandataria dejó para otra convocatoria la exposición que preveía el ministro, con Power Point.

Carreras requirió, en línea con Domingo, austeridad. Hay preocupación financiera por los primeros meses

Organización y ordenamiento fue un distintivo en la hurgada semejanza al esquema del hoy senador Alberto Weretilneck. El método ya partió con la convocatoria al gabinete. Cada ministro debió remitir un temario previo. Carreras escuchó y sumó instrucciones focalizadas en la coordinación interna. El viernes existió un ensayo y media docena de titulares confluyeron al lanzamiento de la temporada turística.

Carreras requirió, en línea con Domingo, austeridad. Hay preocupación financiera por los primeros meses y por eso las pedidas paritarias gremiales de cierre del 2019 quedarán en juntas irresolutas. “Mercedes [Jara] habla con Unter y Rodrigo [Buteler] con ATE y UPCN”, fueron los enlaces fijados por la gobernadora con los sindicatos. Jorge Stopielo, de Trabajo, poco pudo decir y esperará, en todo caso, otra misión.

La reunión rondó las cinco horas. Pero estuvo desprovista del abordaje que Carreras entiende marcará su administración: la modernización de la obra social. Ya en los preparativos, el Ipross ocupó mucho tiempo de ella. Se frustraron conducciones y finalmente recayó en Alejandro Marenco, pero reservó la transformación a Juan Belocq, con experiencia en el extranjero y aún gerente regional de la Anses. El joven barilochense se ganó su confianza cuando se presentó -con su CV- y se ofreció para sumarse a su futuro equipo. Desde entonces, la mandataria ubicó a Belock en un lugar preferencial. “Será el gerente general”, anunció. Esa mención derivó en la resistencia dogmática de los gremios, negando esa figura -hoy inexistente en el Ipross- con el espíritu del instituto. En realidad, la bulla anida en la reforma por venir. No hay trazos de ella, pero Carreras preocupó a los suyos cuando insinuó un diseño segmentado por aportes y coberturas en los afiliados. “Eso contradice el carácter solidario del Ipross”, le advirtió su vicegobernador Alejandro Palmieri.

La transformación sigue en borrador. Todo saldrá por consenso, afirman. La nueva prioridad recayó en otro aspecto: la efectiva inclusión de Belocq. Ocurre que el técnico no asumió como segundo -“gerente general”- ya que su nombramiento se formalizó como “secretario administrativo”. Su respuesta fue simple. “No fue lo hablado, no hay apuro, y me llaman cuando tengan la estructura”. Esas palabras bien podrían resumir lo que Belocq dejó dicho cuando se fue de Viedma.

Un escollo imprevisto. Algo del Ipross se preveía para la primera sesión, pero no figuró en los siete proyectos elevados el viernes. Y no estará en el debut legislativo.

En cambio, Carreras sorprendió con una iniciativa que constituye una ofensiva contra el Tribunal Electoral (a su vez, Cámara Civil), que en Río Negro fue el único revés judicial al plan re-reeleccionista de Weretilneck. Se crea -en período extraordinario de la Legislatura- un juzgado para desplazar de la función electoral al tribunal que, hace nueve meses, ignoró el pedido y el deseo oficialista. Escueta y directa exclusión, con un ordenamiento del poder. No hay margen para díscolos, reafirma la movida. El proyecto no expresa si existieron consultas al STJ, incómodo entonces porque aquel fallo inferior lo obligó a una exposición mayor con su posterior habilitación. Extraña prioridad en la partida. No todo vale.


Comentarios


Múltiples estados en la primera semana