Nación ayuda a la fruticultura y el turismo sigue en espera

La emergencia para el sector no llega y en Diputados avanza el plan del gobierno que para Bariloche es ideal para la postpandemia pero no para la coyuntura actual.





Archivo

Archivo

Mientras en el Alto Valle celebran el decreto del presidente Alberto Fernández que crea un programa de asistencia a la emergencia frutícola, en Bariloche esperan alguna definición y observan con preocupación el avance de los días sin un pronunciamiento claro a favor de la emergencia para el turismo.

Pasaron más de 120 días y seguimos sin un proyecto de emergencia definido. El tiempo pasa y cada día es una empresa menos”, graficó de manera categórica la presidenta de la Cámara de Turismo de Bariloche, Belén García Bertone.

La emergencia turística no avanza en el Congreso y el compromiso del ministro de Turismo, Matías Lammens, de incluir cambios en el Plan de Turismo Nacional, que impulsó el oficialismo, no se plasmó por ahora en el texto que avanza en comisiones en la Cámara de Diputados. Esta semana, el plan que para los barilochenses es bueno para la postpandemia pero no atiende la crisis actual, logró dictamen de mayoría en la comisión de Defensa de la Competencia y solo queda su tratamiento en Presupuesto para llegar luego a sesión.

Los empresarios de Bariloche observan con preocupación el avance del proyecto oficialista con el texto original, mientras que apuntan al Senado para que surja desde esa cámara una iniciativa consensuada que atienda el reclamo de la emergencia. Para eso ya obtuvieron esta semana el compromiso de los rionegrinos Silvina García Larraburu y Alberto Weretilneck.

El exgobernador presentó un proyecto a la medida de Bariloche con los puntos que el empresariado quiere de una emergencia y acotando el alcance a un puñado de ciudades turísticas a modo de reducir el impacto en las finanzas del Gobierno nacional.

Los senadores locales “entienden las necesidades del sector” dijo García Bertone que también incluyó a Martín Doñate aunque no participó de la última reunión que mantuvieron. Pero el sector empresarial sabe que con las voluntades de los regionales no alcanza.

Esta semana el Gobierno nacional dio una señal contraria a los deseos de Bariloche al poner como prioridad una ayuda al sector frutícola que mantiene activa la producción y con buenos niveles de exportación. Pero en este caso, esta medida no fue definida en solitario por Nación sino que un mes atrás fue pedida en persona por la gobernadora Arabela Carreras y por los mismos senadores que ahora prometen gestionar por el turismo.

Algunos temen que esta ayuda a la fruticultura, con beneficios fiscales, podría cubrir el cupo el auxilio destinado a Río Negro aunque la del turismo sería una emergencia de alcance más extenso que llegaría a  gran parte de las provincias argentinas.

Mientras tanto, el sector turístico ya siente el efecto de los recortes en las ayudas y este mes el ATP para salarios se redujo a un salario mínimo vital y móvil por trabajador, equivalente a 16.875 pesos. La rebaja va de un 30 a un 50% de lo abonado hasta el momento.


Comentarios


Nación ayuda a la fruticultura y el turismo sigue en espera