“¿Neuquén y Río Negro, contaminadas?”



Diario “Río Negro”, pág. 11 del 24/5. Allí vemos lo declarado por el gobierno rionegrino, a través del Sr. Felipe Curetti, titular del DPA, quien se refirió a un grave problema, la contaminación de los ríos y lagos de la zona, reconociendo su existencia (por fin).

Declara: “Cipolletti arroja el 45% de sus efluentes cloacales sin tratar”. Habla de fondos nacionales destinados a construir la “Etapa II” de la planta de tratamiento y dice que “no se utilizaron”.

Dónde están es nuestra pregunta. Fueron $ 824.000, ¿y las auditorías o controles existen? Agrega: “Para dar una solución total al problema harían falta 3.000 millones de pesos sólo en Río Negro”, lo que da idea de la gran magnitud del problema.

Analicemos estas declaraciones. Sobre la posibilidad de conseguir esos fondos dice: “Imposible para la provincia, quizás en organismos internacionales”. A buen entendedor pocas palabras.

No solo están como gobierno manifestando su impotencia, sin imaginar ninguna solución, sino, además, dejan al descubierto la ineficiencia de los actuales y anteriores gobiernos (de ambas provincias) que permitieron que se llegue al desastre actual: en toda la cuenca hídrica (Bariloche a Viedma) el 50% de los efluentes se vuelcan sin tratar.

Sobran otras evidencias: la “mancha” del Nahuel Huapi, el vertido en el Chimehuín, la grave situación en la confluencia del Neuquén con el río Negro, etc. Es una verdad a gritos, hasta por la TV se documentó (Canal 13).

Deberíamos preguntarnos: ¿cómo se justifica, durante años, semejante desidia? ¿No hubo fondos disponibles para las obras de saneamiento? ¿Es comprensible en una provincia como Neuquén, cuya capital lidera el crecimiento urbano en el país y dispone de una recaudación fiscal envidiable?

Siempre el DPA (y también AIC) dio datos tendenciosos o incompletos sobre la sanidad de ríos y lagos. Ahora declara: “Haremos nuevos análisis”. ¿Para qué? ¿Para perder tiempo? A raíz de la causa que por este tema se ventila en el Juzgado Federal de General Roca, se toman 36 muestras en los nacimientos del río Negro. La Prefectura Naval Argentina, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y otros han hecho análisis con resultados desastrosos. ¿Qué más?

Además de que el desempeño de los funcionarios sería punible, si la Justicia funcionara, la pregunta es: ¿esperan que nuestros maravillosos ríos y lagos se conviertan en el caso “Riachuelo”, en el que desde hace décadas se invierten millones y aun está entre los diez lugares más contaminados del mundo?

Señores gobernantes, aún estamos a tiempo, actúen por nosotros pero más por nuestros descendientes, ellos no tendrán la culpa de nuestra incompetencia. Hoy ya es crucial recuperar el tiempo perdido.

Piensen que siendo la de Neuquén peor situación que la de Río Negro podemos esperar la necesidad de otros 3.000 millones, o sea total para la zona 6.000 millones, que dejaron de invertir en el cuidado de los recursos naturales y la salud de la población.

¿Cómo los recuperarán? Esta es vuestra deuda interna con la sociedad. Y deberían ya publicar cómo piensan recuperarla, si es que lo saben.

Carlos López

DNI 4.820.317

Asociación Ecológica

“No sólo están como gobierno manifestando su impotencia, sin imaginar ninguna solución, sino, además, dejan al descubierto la ineficiencia de los actuales y anteriores gobiernos”.

Datos

“No sólo están como gobierno manifestando su impotencia, sin imaginar ninguna solución, sino, además, dejan al descubierto la ineficiencia de los actuales y anteriores gobiernos”.

Comentarios


“¿Neuquén y Río Negro, contaminadas?”