Neuquén y Río Negro no enviarán a hoteles a los que regresen desde el exterior

Hay 43 mil argentinos fuera del país, el 61% salió por turismo. La restricción a los vuelos puesta en marcha ayer limita los ingresos a 600 personas por día. Ahora son las provincias las que deben decidir sobre el aislamiento. El gobierno neuquino además cubre el costo del PCR para el alta.

Ayer entró en vigencia el decreto 411 que estableció un cupo de 600 ingresos diarios al país para argentinos que se encuentren en el exterior. El arribo de turistas sigue clausurado al igual que otros puntos acceso a Argentina que no sean el aeropuerto internacional de Ezeiza. La norma, que modifica el decreto 268 de marzo, centralmente redujo de 2.000 a 600 las plazas diarias y transfirió a las provincias la responsabilidad de definir las condiciones y seguimiento del aislamiento obligatorio.

Los requisitos básicos son presentar un PCR negativo, realizado 72 horas antes, para poder subirse al avión de regreso. Una vez en el país se realiza un test rápido y Migraciones carga los datos, que ahora comparte con las provincias. Los gobiernos provinciales deben definir sí, como hasta ahora, el aislamiento se realiza en los domicilios particulares o se utiliza un inmueble común, como podría ser un hotel, y quién asume el costo. También debe garantizar que se cumpla con el PCR del séptimo día, que confirma el alta.

Según datos del gobierno nacional, en el último mes salieron del país unos 43.421 argentinos. El 61%, unos 26 mil, lo hicieron por turismo y eligieron Estados Unidos (17.331) y España (10.332) como principales destinos. El 16% debió volar por trabajo y un 14% lo hizo porque tiene doble residencia.

El objetivo de la medida es evitar la llegada temprano y la propagación de la denominada variante Delta, antes conocida como India, que es mucho más contagiosa que las reconocidas con circulación comunitaria en el país -Gamma (Manaos), Lambda (Andina) y Alpha (Británica)- y de la que se cree que las vacunas desarrolladas tienen una menor efectividad.

Los números en la región son una pequeña parte del panorama nacional, pero no dejan de ser una posible entrada de la nueva variante. Neuquén informó 1.077 regresos desde el exterior desde fines de mazo hasta la semana pasada.
Ante la vigencia del nuevo decreto y el reclamo de la oposición, ¿qué medidas aplican Río Negro y Neuquén esta nueva etapa?

Neuquén costea los tests

Mensualmente la provincia de Neuquén tiene un promedio de 310 regresos desde el exterior. La mayoría son viajes de turismo, pero también muchos vinculados a la industria petrolera y otros que tienen residencia fuera del país. Casi el 70% tiene domicilio en la capital provincial.

Ayer el ministro de Ciudadanía, Ricardo Corradi Diez, informó que denunciaron penalmente a 27 neuquinos por no cumplir con las medidas de aislamiento dispuestas anteriormente. En realidad fueron 34, pero siete son menores de edad.

La provincia mantendrá, con la puesta en vigencia del nuevo decreto, que la cuarentena de 10 días en total -comienza a correr desde la realización del PCR en el exterior 72 horas antes de subirse al avión- se realicen en domicilios privados. Otros distritos, como Capital Federal, disponen que se hagan en hoteles comunes y trasladan el costo a los viajeros, algo similar ocurre en los países que tiene restricciones.

¿Cómo es el camino de regreso a casa para un neuquino? Debe subirse al avión con un PCR negativo realizado 72 horas antes del vuelo. Una vez en Ezeiza se le realiza un test rápido y debe seguir viaje para realizar los días de aislamiento, que serán siete en total. Para recibir el alta debe hacerse un nuevo PCR y que resulte negativo.

En Neuquén la provincia asume el costo de este hisopado. Si bien le dan la posibilidad al viajero que lo haga en un laboratorio privado, desde el gobierno se tomó esa decisión para poder ajustar los controles y mejorar el seguimiento.

Una vez que Migraciones toma contacto con el pasajero en Ezeiza y carga los datos, las autoridades provinciales pueden monitorear a los habitantes de sus distritos. Primero le envían un mail, luego establecen contacto por SMS o WhatsApp y, en caso de que no responda ninguno, se envía a constatar el domicilio. Si no se lo encuentra se realiza la denuncia y lo mismo ocurre si no se presenta el PCR para el alta.

Un error frecuente es declarar el domicilio que figura en el DNI como residencia para el aislamiento cuando la persona vive en otro lugar físicamente. También ocurre que las personas creen que con el PCR del viaje y el test rápido ya no deben hacer el aislamiento.

Por ahora Neuquén no obligará a realizar la cuarentena en hoteles comunes, pero no es algo descartado.

En Río Negro, seguimiento

El Ministerio de Salud realiza el seguimiento de los viajeros que declaren domicilio en la provincia tras ingresar al país provenientes del extranjero.

La Dirección Nacional de Migraciones comparte con la provincia el listado oficial de ingresos de pasajeros por Ezeiza que declaren domicilio en suelo rionegrino para cumplir su período de aislamiento. Además, dispuso de personal de la delegación de Bariloche para acompañar eventuales controles, pero hasta el momento no fue requerido por el Gobierno provincial, según indicaron desde el organismo nacional.

El Ministerio de Salud de Río Negro, con la información de Migraciones, se encarga de controlar el cumplimiento del aislamiento mediante un seguimiento telefónico del viajero que regresó a la provincia. Si la persona no presenta síntomas de coronavirus a los siete días, se le ordena la realización de un nuevo test que en caso de dar negativo le permite terminar el aislamiento cumplidos los diez días desde que se realizó el primer PCR realizado en el país de origen del viaje, en el exterior.

Además, cualquier pasajero que llegue a Bariloche en avión debe presentar un test negativo y ese control se realiza en el aeropuerto de origen.

En el aeropuerto de Ezeiza se realiza un test rápido antes de pasar por Migraciones.

Migraciones justificó la medida y la oposición pidió la marcha atrás


La titular de la Dirección Nacional de Migraciones, Florencia Carignano, defendió ayer la medida de limitar el regreso del exterior a 600 pasajeros por día, aunque resulte “antipática”, ya que se trata de una “necesidad sanitaria” que apunta a evitar un eventual nuevo brote de la pandemia de coronavirus en la Argentina a causa de la variante Delta, que es más contagiosa.

“En este momento clave de vacunación, en el que estamos abriendo actividades y privilegiando que los chicos vayan al colegio, el restaurant abra y las fábricas trabajen, hay que ajustar en alguna variable y la que toca es la aéreo-comercial, porque es donde puede entrar la variante Delta”, dijo Carignano.

Los diputados de la UCR Alfredo Cornejo, Jimena Latorre y Luis Petri presentaron un proyecto de resolución para que el Gobierno nacional deje sin efecto y retrotraiga el cierre de fronteras con las restricciones de ingreso de argentinos al país.

Para los diputados de Juntos por el Cambio, esa medida es inconstitucional porque “restringe, lesiona y altera el derecho de libre circulación”, siendo que “las medidas eficaces y comprobadas ante las mutaciones del Covid son la prevención y control, a través de más vacunación y más eficientes controles y seguimiento”.

El domingo la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) solicitó con urgencia una reunión con el Gobierno argentino tras la puesta en vigencia del último decreto gubernamental.

“La nueva reducción de 70% en el número de pasajeros internacionales que puedan llegar diariamente al país, obligará a las aerolíneas a dejar en el extranjero a miles de pasajeros, principalmente ciudadanos y residentes argentinos, sin que ellos tengan la culpa”, aseguró Peter Cerdá, Vicepresidente Regional de IATA para las Américas.


Comentarios


Neuquén y Río Negro no enviarán a hoteles a los que regresen desde el exterior