No esperan mucho del verano en Bariloche

Empresarios del sector creen que la temporada estival no será de las mejores. Incluyen la falta de promoción, tanto del municipio como de la provincia y la inestabilidad climática actual.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Incertidumbre y desaliento son las emociones dominantes de cara al verano, que por estos días suma el mal tiempo a las desfavorables condiciones del mercado, marcadas por la fuerte recesión económica del país y las tentadoras ofertas que llegan desde el exterior.

Inmersos ya en la segunda quincena de diciembre el movimiento en la ciudad es escaso y las expectativas, en el mejor de los pronósticos, son “alcanzar los niveles de ocupación del verano pasado”, que tampoco fueron óptimos.

Durante la temporada estival 1999-2000 las plazas hoteleras se cubrieron entre un 50 a un 60 por ciento, mientras que el comercio resintió una considerable baja en las ventas respecto de años anteriores.

“Con suerte vamos a tener una baja mejorada” estimó el empresario hotelero y dirigente turístico, Sandro Gressani, quien señaló que -de acuerdo con son- deos propios con distintos operadores- “primero se va a agotar Brasil y el Caribe” y luego entrarán en competencia los centro de veraneo nacionales.

En tal sentido el empresario indicó que existen consultas de precios y plazas en Bariloche y la región de los lagos pero que “son muy pocas”.

Reclamos

El temor a una mala temporada -incrementado por la crisis económica que vive la ciudad- aumentó los reclamos del común de la gente por la escasa promoción y la imagen de abandono que presenta la ciudad.

Desde el Emprotur se atribuyó la limitación en los planes de publicidad del verano a las restricciones económicas que afectan al organismo, acreedor del municipio.

“Hasta el momento la disponibilidad de recursos se mantiene en teoría” señaló el vocero del Emprotur, Marcelo Fernández, quien manifestó su optimismo en torno del compromiso alcanzado con la gestión de Feudal para la liberación de los fondos del organismo retenidos por el municipio.

En tal sentido, la única acción desarrollada hasta el momento por el Ente es una campaña de motivación en la vía pública de las principales ciudades del país y Belo Horizonte (Brasil). Pero el plan de contratación publicitaria en los grandes medios quedó suspendido hasta la definición de los recursos que hoy no dispone el organismo, lo que afectará en forma directa el inicio del verano.

“Exito relativo”

“La perspectiva es que por más exito que tengamos no va a alcanzar” afirmó Fernández haciendo una comparación con el “éxito relativo” del invierno que “tampoco fue suficiente”.

Otro indicador negativo es la falta de acciones de las carteras de turismo municipal -que mantiene el bajo perfil signado por la actual gestión- y provincial, que se encuentra abocada a la promoción de la costa rionegrina.

En este marco el segmento que podría elegir Bariloche sería el turismo interno que defina en forma tardía sus vacaciones.

En tal sentido, Sandro Gressani coincidió con otros empresarios del sector en que “Bariloche puede tener atractivo para el (turista) itinerante de la Patagonia”, y evaluó que habría que concentrar esfuerzos en ese público.

Con cierto nivel de autocrítica Gressani consideró que el problema de Bariloche como destino pasa “por cómo se lo ofrece”, señalando que “estamos en manos de los operadores y que ellos dominan el producto”.

El hotelero consideró que “la situación sólo se va a revertir cuando Bariloche comience a dominar el producto y diga cómo se quiere vender”, al tiempo que reclamó un código de ética que rija los servicios que se ofrecen al visitante.

El mal tiempo y la pérdida de espacios

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB)- El factor climático resultará clave a la hora de inclinar la decisión de los eventuales visitantes de la Patagonia, en busca de contacto con ambientes naturales y actividades al aire libre. El tópico afecta a segmentos tan variados como la pesca, el cámping y el montañismo.

En líneas generales los pocos pronósticos que aventuran un perfil de la evolución climática durante los meses de verano coinciden en señalar la continuidad del tiempo inestable, viento y un nivel de precipitaciones mayor a la media.

El factor tiene una fuerte incidencia en los medios especializados de pesca deportiva que van haciendo un seguimiento de la evolución de la temporada que comenzó hace más de un mes. Los informes sobre Bariloche muestran un perfil poco atractivo, con alusiones directas a la inestabilidad climática o la desfavorable “modificación de ambientes” provocada por la alta hidraulicidad registrada en las cuencas de la región.

La obtención de algunas piezas de considerable tamaño es el único elemento tentador para los aficionados a este deporte, mientras los datos sobre otros destinos como Río Grande, con la captura de grandes ejemplares, o Mesopotamia, con la abundancia de “dorados” destellan con mayor atractivo.


Comentarios


No esperan mucho del verano en Bariloche