No hubo sorpresas y Pinta-Mozzicafreddo están cada vez más cerca

El canoaje neuquino aportó las mayores novedades en la cuarta etapa.



Néstor Pinta y Martín Mozzicafreddo no dejan de sacar ventajas en la punta de la clasificación general. Ayer volvieron a ganar la etapa sin problemas.
El canoaje neuquino aportó las mayores sorpresas en el cuarto tramo de la Regata del Río Negro que unió el balneario municipal de Choele Choel con el campo “Don Armando”. Las producciones más destacadas correspondieron a Guillermo Di Renzo-Ricardo Barragán y Aída Volpe-Hugo Volpe.

Hoy se disputará el quinto tramo -el más corto-, que unirá “Doña Rina” con el balneario “La Ribera” de Conesa.

En la punta de la categoría superior no hubo novedades y la dupla formada por Néstor Pinta y Martín Mozzicafreddo dio un nuevo paso para sumar la segunda victoria consecutiva en la travesía.

Con un andar muy parejo establecieron un registro de 3 horas 17 minutos 11 segundos y bajaron el tiempo de la edición anterior en 13 minutos.

En el orden de llegada detrás de los ganadores terminaron, muy apretados, Pablo Suaya-Julián Solotar, Rodrigo Caffa-Martín López, Guillermo Di Renzo (h)-Benjamín Palacios y Manuel Zamboni Lucas Contreras. Un poco más atrás arribaron Hugo Ortega-Diego Ortega, quienes se mantienen en el segundo lugar en la general.

Como ya es tradicional, el exigente recorrido del tramo aportó novedades importantes, en esta oportunidad entre los veteranos.

En K-2 fue muy sólido el andar de Di Renzo-Barragán, quienes se cortaron antes de cumplir dos horas de marcha y llegaron al punto final con una amplia ventaja sobre Hugo Aguilar-Eduardo Nache que les permitió alcanzar la punta en su división.

Tras el extenuante esfuerzo ambos palistas esperaron en la costa el arribo de sus adversarios y se alegraron por poder cumplir con el objetivo de hacer una buena diferencia para encarar con otro ánimo el resto de la competencia.

En K-1 otra vez hubo una gran tarea de Omar Linares, quien sacó una gran diferenci

María Inés Molinari-Vanesa Pittao siguen al frente en su división.
a sobre sus seguidores y también bajó el registro de los seniors.

Como en ediciones anteriores, este tramo parece tener el sello del palista viedmense porque su actuación entre Choele y “Don Armando” es determinante.

En la división de los júniors la pelea quedó centrada entre Damián Pittao-Fernando Pércaz y Martín Gobetti-Hernán Torrecilla.

Los primeros son los líderes de la general y los segundos lo escoltan a poco más de un minuto, mientras que Guillermo Beacon-Emilio Tucci volvieron a retrasarse.

En mixto los hermanos Volpe se impusieron en el parcial y pudieron festejar en el cierre de la etapa, aunque la ventaja con Fernando Milla-Cecilia Komicek fue mínima y estos todavía mantienen el liderazgo.

Entre las mujeres no hay contras para María Inés Molinari-Vanesa Pittao, quienes se escapan en la general.

Por último, Damián Dossena continúa con un seguro trabajo, controló cualquier intento de sus rivales, arribó primero y sacó algunos segundos más de diferencia sobre Adrián Vega. Otra vez hubo una buena tarea del checo Vit Vanicek y del maragato Luis Villegas.

Tras el esfuerzo de ayer los palistas encararán esta tarde, desde las 15, el tramo más corto y en poco más de 1h. 30m. los primeros botes podrían llegar al balneario conesino para después recuperarse durante el descanso de mañana y afrontar con todo el último esfuerzo, el sábado.

Daniel Vila

Tres embarcaciones menos

Tres embarcaciones desertaron de la competencia ayer y ahora son noventa y nueve las que podrán continuar en el quinto parcial.

El primero en abandonar fue el bote 14, de Enrique Tucci-Guido Antonelli, ya que el primero no se pudo recuperar de una molestia en el hombro derecho a pesar de las atenciones recibidas en Choele Choel.

El joven palista de Viedma estuvo presente en la largada ayer y se lo vio con la zona afectada inmovilizada por un vendaje.

Durante la competencia, por problemas en los respectivos botes, no pudieron completar el parcial el porteño Iván Mansbach, en K-1; y los neuquinos Santiago Guerci-Alejandro Serda, en K-2. Ambas embarcaciones eran protagonistas en sus respectivas categorías.

Problemas: Fueron numerosos los problemas que afectaron a algunos competidores a pesar de que las condiciones del río fueron más benévolas que en las etapas anteriores. Por ejemplo María Carrillo-Marcelo Cabarrou pudieron completar el recorrido, pero terminaron con un profundo corte en la proa del bote.

Gusto: Como ocurre en casi todas las ediciones, algunos deportistas deciden “bajar” alguna parte del río aunque no están competencia. Ayer el que recorrió el camino entre Choele Choel y “Don Armando” fue el entrenador de Ceppron, Ariel Basualto, a bordo de un K-1.

Seguidores: La última etapa siempre sirve para dimensionar la cantidad de gente que se mueve alrededor de la regata. La llegada en medio de un campo hace que sólo los familiares, amigos, delegados y utileros de los palistas esperen su llegada. Más de de 300 personas siguieron desde la costa las alternativas del último tramo.

Dura: Una dura tarea desarrollaron ayer los buzos de la delegación Neuquén de la Prefectura Naval Argentina para extraer del agua la camioneta de la organización que cayó al río en la mañana del martes. Ese día, después de un arduo trabajo, el vehículo fue arrastrado por la corriente y fue localizada en el extremo sur de la isla 92.

“Vamos a cuidar la diferencia”

La experiencia es un valor agregado muy importante para encarar el desarrollo de la Regata del Río Negro. Eso lo saben muy bien Guillermo Di Renzo y Ricardo Barragán, quienes suman muchas ediciones. En especial el primero, todo un símbolo de la travesía.

Tras ganar el último parcial y trepar al primer lugar en K-2 maxi, Barragán explicó que “fue una etapa muy dura, pudimos escaparnos a las dos horas de marcha e hicimos una diferencia. Aunque fue con un gran esfuerzo”.

Para Di Renzo el plan “nos salió bien , aunque pudo haber salido mal, porque el objetivo era escaparnos, pero lo hicimos un poco antes de lo previsto cuando aprovechamos un descuido de ellos (por Aguilar-Nache) y después nos ayudamos mutuamente con los juniors”.

El experimentado neuquino sostuvo que “la diferencia no dice nada, viste como es esto, en una etapa andás bien y en otra no” y explicó que la diferencia lograda les permitirá regular la marcha en las etapas que quedan.

Barragán dijo que “sobre todas las cosas quiero darle gracias a Dios de poder correr esta regata, todavía faltan dos etapa, no hay que descuidarse porque el objetivo es llegar a Viedma remando”.

Di Renzo está cerca de cumplir 20 ediciones, alguna vez se dio el lujo de correr con su hijo, de mismo nombre y que en esta oportunidad corre con Benjamín Palacios, Al respecto afirmó que sigue remando “por amor al río y al canoaje” y que su hijo también practique este deporte “me permite seguir corriendo”, aseguró al tiempo que aclaró: “no se hasta cuando”.


Comentarios


No hubo sorpresas y Pinta-Mozzicafreddo están cada vez más cerca