Notre Dame



Mar del Plata

Alguien me dijo alguna vez que las obras, sea cual fuere su tipología y materialidad, eran solo eso, un manojo de elementos amalgamados con creatividad y esfuerzo, con habilidad y oficio para narrar alguna historia.

Y aunque su valor de uso pudiere acompañar a toda la carga simbólica que le fuere conferida en su creación, una obra evoluciona acorde a la lectura que cada tiempo de ella infiera. Las creaciones no mueren, pero con el devenir dejan de narrar su relato original.

Toparme con la imagen de una catedral de Notre Dame ardiente fue ver por primera vez a la real Notre Dame mostrar su esencia, esa que ningún turista vio y que ningún historiador hubiere podido narrar nunca.

Más allá de su materia, lejos de toda utilidad, la catedral cobraba vida. Pueden pensar que deliro, pero los que crean maravillas, como esa “obra” aún lo es, también lo hacen.

Karina Zerillo Cazzaro

DNI 21.653.863


Comentarios


Notre Dame