Nunca lo sabremos

Hace un par de días enlos diarios nacionales de mayor una nota que recogía un post de un MV de EEUU aludiendo a la “revelación” de “qué sienten y hacen las mascotas cuando mueren” llamó mi atención . Hacía incapié en la necesidad del animal de tener la compañía de “su humano” al momento de morir con o sin eutanasia. Para quienes como yo han visto por profesión o familia muchas veces esa escena, la nota acompañada por una muy tierna foto de un perrito muy saludable resultó insultante por la poca sensibilidad con la que el tema fue abordado. Para quienes rescatamos a las mascotas que otros abandonan y les damos nuestra casa de hogar (de la especie que sea) es nuestro hijo y por más enfermedades, dolencias y muertes que hayamos acompañado y vivido, por más que nos temblara la voz y el pulso en nuestro último “No tengas miedo” “Todo va a estar bien”, por más que intentemos tragarnos el terror que vemos en sus ojos , jamás podremos saber “qué sienten cuando mueren”, sólo podemos vislumbrar lo que nosotros sentimos: la máxima impotencia de saber que no somos esos “dioses” que ellos, nuestros amados pequeños, en nosotros veían. Karina Zerillo Cazzaro DNI 21.653.863


Comentarios


Nunca lo sabremos