Ojeada en desbordes contributivos






Otra protesta violenta de ATE, con reclamos laborales y elementos políticos. Perturbó a la intendenta Alvarado aunque, hace unos dos años, esa táctica ayudó a su triunfo.


ATE reincide en sus tácticas violentas y trastorna la escena provincial, confirmando su notable incidencia.

El último cuadro estuvo en Cinco Saltos, con la ocupación municipal. Muchos antecedentes explican lo ocurrido, que exigió el forzado abandono de la sede comunal por parte de la intendenta Liliana Alvarado, del FG-FdT. Antes, el gremio se había apoderado del corralón y la respuesta policial arrojó heridos en ambos bandos.

Otro desborde violento y no justificado de ATE, motivado en reclamos laborales y arrastra, también, materia política.

Sorprendentemente, el gobierno rionegrino se despreocupó del ataque a una comuna del FdT. Se justifica en la intransigencia de Alvarado que se negó a la intervención de Trabajo. La respuesta provincial fue un comunicado insulso y parcial en repudio a los uniformados heridos. El resto se pasó por alto.

De victimario a víctima, en dos años. Con las peticiones de entonces, esa desenfrenada metodología de ATE ayudó en el 2019 al triunfo de Alvarado, que regresó a la jefatura comunal luego que en el 2015 le frustrara Germán Epul su continuidad. Lo inverso ocurrió cuatro años después. Epul no fue reelecto por varios motivos, pero existió contribución sindical. Esa tarea incluyó la toma -por dos días- del Palacio Municipal, a una semana de la elección. Una desempolvada fotografía recuerda la imagen de aquel septiembre del 2019 donde las “pecheras verdes” se retrataban en el despacho del intendente. Aparecen candidatos del FG y la delegada Sabrina Cambón, quien hoy es funcionaria de Alvarado, su madre.

La oposición, por entonces, se silenció y el oficialismo provincial casi ignoró el desmadre porque Alberto Weretilneck ya había sentenciado políticamente a Epul al ubicar a otro candidato por JSRN (Miguel Vidal). Esta revisión histórica sirve para ratificar que hay inocencias y culpas repartidas.

Con el regreso de Alvarado, ATE fue recompensado y concentró representación sindical, apartando a UPCN y SOYEM. Esa supremacía recientemente tuvo un desequilibrio, seguido de un conflicto y su feroz desborde.


Weretilneck basa la campaña en el gobierno provincial. Los jefes comunales sumaron sus gestiones y Carreras adhirió a socializar el examen gubernamental en las elecciones.


A Carreras le inquieta esa convulsión permanente de ATE, a pesar de la convivencia pactada y ratificada por ella. Con lo de Cinco Saltos, le reiteró ese desvelo al jefe sindical, Rodolfo Aguiar. Se quedó con que esos desmanes se dieron por ausencia de mando en el lugar. Pudo ser así, pero hay un prospecto en Aguiar: el poder se sostiene con la fuerza y se regula solamente con anuncios de logros. Sería extraño que cambie cuando eso le sirvió para edificar este ATE estructurado y temeroso.

Ese dominio incomoda a sus pares, a la oposición y también fastidia a actores de JSRN. Así, se advirtió en la reunión del oficialismo en Cipolletti. Weretilneck recordó la supremacía del vínculo ATE-Provincia cuando algún intendente esbozó quejas por las licencias otorgadas a esa organización mientras repite sus crispadas incursiones en sus localidades. Carreras fue en igual sentido, pero se le nota que es una convivencia heredada.

Esa “paz” acordada se revaloriza en épocas electorales. La carpa de UPCN, instalada frente a Casa de Gobierno, se mantiene como única turbación oficial, mas allá de los focos de conflictos que ATE arma y desarma.

Para la campaña, Weretilneck planteó en Cipolletti que JSRN dispone su base en la administración rionegrina. Subió de pleno al gobierno. Pero los intendentes se sumarían a la evaluación. Carreras adhirió rápidamente a socializar el examen y puso en el terreno electoral a las gestiones municipales.

Gobernadora y senador retoman cierto diálogo, con recelos. Ella defiende su autonomía y, en ese sentido, Oscar Pereyra dejará la presidencia de Horizonte. El aún titular quedó maltrecho por el rechazo de Economía a su cesión de los seguros obligatorios de vida de los estatales a Sancor.

Eso ocurrirá cuando se logre el reemplazo y cuando el gobierno salga de las impuestas trifulcas.


Comentarios


Seguí Leyendo

Ojeada en desbordes contributivos