Opinión: El reclamo del gremio



#

La relación del intendente Aníbal Tortoriello con el Sindicato de Trabajadores Municipales, el que más afiliados tiene, es cíclica. Hoy por hoy no pasa por su mejor momento. El reclamo para que se reincorpore a cinco contratados que fueron despedidos no tuvo eco positivo de las autoridades por lo que el gremio amenaza con medidas de fuerza. Se suman las denuncias periódicas de “malos tratos” por parte de funcionarios.

“Presentamos un escrito a la mesa de diálogo para que la Junta de Disciplina tome cartas en el asunto. Hay entre 15 y 20 denuncias por mal trato, muchas con exposición policial”, aseguró el secretario general del Sitramuci, Omar Meza.

Desde el Municipio desmienten el maltrato y detallan que los despedidos son trabajadores que no han cumplido con sus tareas. Agregan que la gestión hizo, y está haciendo, un esfuerzo para mejorar las condiciones laborales pero que esto no se refleja, muchas veces, en la labor de los empleados. “Notamos que hay falta de acompañamiento”, cuestionan.

Lo que los trabajadores denuncian como “maltrato”, los funcionarios traducen como “exigencia”.

Desde el Sitramuci reclamaron que los empleados despedidos tengan la posibilidad de defenderse. Recordaron que en 2012, tras un conflicto similar con la gestión de Abel Baratti, se acordó en la secretaría de Trabajo un acuerdo para que, antes de un despido (o la no renovación de un contrato) se inicie un sumario en el que el empleado pueda hacer su descargo. “Es lo mismo que pedimos ahora. El derecho a defensa”, razonó Mesa.

El reclamo parece genuino, sobre todo en un Municipio donde prevalece como forma de ingreso el contrato. Hay trabajadores que revisten en esta categoría durante años, sin acceder nunca a la planta permanente. Si ser contratado es mejor que “eventual” porque se adquieren algunos derechos laborales, también lo es que al no contar con estabilidad están expuestos a posibles arbitrariedades de los funcionarios, aunque este no sea el caso.


Comentarios


Opinión: El reclamo del gremio