Otro cepo golpea a las pymes



COLUMNISTAS

En su incansable lucha por evitar la caída de reservas y la fuga de divisas del país, el BCRA sigue cerrando el grifo: ahora le acaba de pegar duro al nivel de actividad de las pymes. Hasta ayer, todos aquellos que intervenían en el mercado mayorista de la compra de dólares (pagos de importaciones o servicios en el exterior) debían informar con anticipación dicha compra y esperar a ser autorizados. Los montos vigentes iban de 300.000 a 200.000 dólares según la entidad y ahora esa suma pasó, sin una norma que lo avale por escrito, a 150.000 dólares.

Muchas pymes importadoras (sobre todo las que van de muy medianas a pequeñas) sufren fuertemente esta medida, ya que endurece y complica muchísimo más la autorización de sus declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI).

Existen en la Argentina muchos casos de empresas pequeñas y medianas que tienen componentes esenciales de materias primas en sus procesos que no se fabrican en el país. ¿Cuál es el resultado de esta medida? Fábricas paradas durante días a la espera de hacerse del stock para producir, atraso de la cadena comercial, pérdida de clientes por no entregar pedidos y empresarios desesperados teniendo que plantearse, por esta causa de fuerza mayor, despidos o suspensiones de personal.

La ausencia de una verdadera política de sustitución de importaciones y esta elección del BCRA de privilegiar su stock de reservas por sobre el impacto recesivo en la economía real seguirán agravando las posibilidades de un sector productivo que muchas veces no tiene alternativas.

Y no hay que pensar en las pymes más grandes, que quizás pueden tener “espaldas” o ganancias reservadas para soportar tiempos turbulentos. Hay que preocuparse por el resto (que son la mayoría), que con mucho esfuerzo luchan por mantener su actividad y por no dejar personal en la calle y que se enfrentan día a día con “parches” económicos que las ponen una y otra vez contra las cuerdas.

Leonardo Rocco

Presidente de la Escuela Argentina de Finanzas Personales y CEO de SAT Investment SA

Leonardo Rocco


Comentarios


Otro cepo golpea a las pymes