Padres de la escuela N° 317 no enviaron a sus hijos porque hay problemas con el gas

Los padres de la escuela del barrio las 250 Viviendas tomaron el establecimiento y no enviaron a sus hijos por las pérdidas de gas que hay en la cocina.





uVeo-TGQUuk

Un problema con el gas pone en riesgo la salud de las porteras que hacen la comida y a los 400 chicos que asisten al comedor de la escuela 317. La coordinadora de Educación, Silvina Biancalana, envió un gasista para dejar la cocina en condiciones provisorias hasta que llegue una nueva, sin embargo los padres no enviarán a sus hijos al establecimiento hasta que se solucionen todos los problemas.

“A partir de hoy tomamos la escuela para que no ingresen los chicos y repudiar esta situación que data del año pasado” dijo Yaquelin madre un nene que va a 5° grado.

“El miércoles comenzó a funcionar el comedor y era terrible el olor a gas que había, a mi hijo decidí no enviarlo a la escuela por este problema”, expresó Pablo padre de un pequeño que va a 3° grado.

Pero el panorama es mucho más peligroso ya que la institución no tiene los elementos de seguridad ante algún siniestro. “Para llegar al comedor hay que pasar primero por la cocina y dentro del comedor no hay salidas de emergencia ni matafuegos, ante un principio de incendio se pueden quedar encerrados”, manifestó, indignado, el padre.

A las pocas horas de iniciar la protesta se hizo se hizo presente la coordinadora Biancalana y trajo once matafuegos nuevos, además fue un gasista que se comprometió a dejar la cocina en condiciones provisorias para que puedan usarla hasta que llegue el nuevo equipo. Sin embargo los padres decidieron mantener la lucha hasta que se resuelvan todas las falencias.

En la escuela se da el desayuno, el almuerzo y la merienda y en el turno noche también se da uso a las instalaciones.

El miércoles pasado se comenzó a dar el refrigerio, pero las porteras se encontraron con un panorama muy riesgoso.

“Nos hicieron cocinar 37 pollos y la cocina no estaba en condiciones. La nutricionista me dijo vos sacálos y vean que van hacer”, después llegó la directora y se dio cuenta que el olor era impresionante”, dijo Silvana una de las cocineras.

La empleada expresó que la directiva llamó a la Delegación de Educación y Silvana Biancalana ordenó cerrar la llave del gas.

Otro de los problemas lo padecen en la planta superior donde se está hundiendo el piso, además cuando llueve una de las canaletas se satura y el agua ingresa al edificio.

El gremio Unter llamó a la Secretaria de Trabajo y el organismo envió inspectores de seguridad e higiene para constatar las falencias. Por otro lado, también estuvo el supervisor Mario Florani y concejales del FpV.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Padres de la escuela N° 317 no enviaron a sus hijos porque hay problemas con el gas