Pagos a mujeres eran por “caridad”

AP

ROMA/MILÁN.- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, autorizó personalmente pagos a mujeres jóvenes que supuestamente acudían a fiestas sexuales en su casa como actos de “caridad”, sostuvo ayer su contador Giusseppe Spinelli, mientras el Vaticano criticó duramente el escándalo. El dinero dado a las mujeres, a las que Spinelli definió como estudiantes con pocos recursos o “madres solteras”, formaba una pequeña parte de varios gastos de caridad aprobados por el magnate mediático, señaló. “Un día ayudábamos a una organización de niños enfermos de leucemia y al día siguiente a una estudiante que necesitaba pagar su alquiler”, dijo Spinelli al diario milanés “Corriere della Sera”. Por su parte, el Vaticano señaló que sigue los acontecimientos con preocupación y llamó a todos aquellos con responsabilidades públicas a actuar con una moral más estricta. Agregó que se trata de actuar con “gran responsabilidad, especialmente frente a las familias, las nuevas generaciones y con miras a un comportamiento ejemplar”, declaró Tarcicio Bertone, mano derecha de Benedicto XVI. El lunes, la fiscalía de Milán presentó al Parlamento supuestas pruebas de que Berlusconi pagó y se acostó con un “número significativo” de prostitutas, incluyendo una menor de edad marroquí. Además, los fiscales quieren estudiar documentos y archivos en poder de Spinelli que se refieren a esos pagos.

El contador de Berlusconi


Comentarios


Pagos a mujeres eran por “caridad”