Para Bariloche, esta apertura del turismo es apenas un ensayo

Los hoteleros tienen bajísimo nivel de ocupación con los visitantes de Río Negro que comenzaron a llegar ayer. Esperan la habilitación de las fronteras para los nacionales.




Los hoteleros de Bariloche esperan la apertura al turismo nacional para mejorar la ocupación. Foto: Alfredo Leiva

Los hoteleros de Bariloche esperan la apertura al turismo nacional para mejorar la ocupación. Foto: Alfredo Leiva

“No vamos a tener una temporada récord -ningún destino la tendrá- pero para Bariloche será una temporada aceptable”. Así lo consideró el secretario de Turismo de Bariloche, Gastón Burlón, y dijo que la reapertura del turismo interno provincial a partir de este lunes “implica que la rueda comienza a girar nuevamente”.

“No hay gran movimiento a nivel provincial pero estamos esperanzados. Bariloche salió primera en el programa Previajes, en el Cybermonday y en el hot sale de las compañías aéreas”, indicó Burlón y recordó que el verano siguiente a la erupción del volcán Cordón Caulle Puyehue, se registró solo un 35% de ocupación “y era un suceso regional. Acá hablamos de algo mundial y aún así, ya tenemos algo de movimiento”.

Después de ocho meses de cierre, el hotel Llao Llao abrió sus puertas nuevamente con un estricto protocolo sanitario. Daina Smud, gerenta comercial y de marketing del complejo, resaltó: “Estamos super contentos, con muchas reservas ingresando. Ya hay movimiento en el hotel, los protocolos funcionan bien y el personal está contento”.

Martín Lago, propietario del hotel Carlos V, reconoció que aguardan a la apertura turística a nivel nacional aunque recalcó que aún no hay ningún anuncio oficial del Ministerio de Turismo de Nación.

“Creemos que la concreción de reservas está lenta porque hay dudas sobre los requisitos. Recibimos muchas consultas pero del tipo: ‘Si viajo, ¿qué seguro necesito?, ¿puedo viajar con mis padres que por edad son grupo de riesgo?, ¿con qué aplicación tengo que viajar? Esas dudas sumadas al golpe económico hacen que todo esté un poco lento”, aseguró Lago que también integra la Cámara de Turismo de Bariloche.

Fue contundente: “En líneas generales, no creo que nadie tenga una temporada ni cercana a años anteriores. En esta época, el año pasado ya estábamos vendiendo Semana Santa. Lo que vendo ahora de enero y de febrero ronda el 15%. Del valle viene un número limitado -tengo solo dos habitaciones ocupadas- y no hay reservas de otras ciudades”.

Silvana Camelli, propietaria del hotel Venecia, manifestó que por ahora solo ha recibido consultas desde Buenos Aires y Córdoba; por eso también aguarda la apertura turística a nivel nacional.

“Si tengo cinco reservas es mucho y asusta el costo de tener abierto el establecimiento. En Mar del Plata ya avisaron que abren el primero de diciembre pero el estado va a evaluar cómo evolucionan los casos y podría haber cierres por 15 días. Acá falta claridad y realidad. Como hubo presión para abrir, abrieron pero nadie explica qué pasaría si colapsa la salud”, se preguntó.

Esta hotelera reconoció que “la gente está temerosa y uno también. Me anoté en el Previaje, no tuve ni un solo interesado y me da miedo incentivarlo. Yo le cobro la gente que después no puede venir, ¿y qué hago? Ýa no hay margen de error. Cualquier devolución te va a afectar”.

Las consultas que ha recibido Camelli giran en torno a las actividades que se pueden llevar a cabo en Bariloche. “Hoy no podés ni garantizar los colectivos a la playa o qué pasará con las excursiones tradicionales. La gente está organizándose para ver si viene en auto, avión o micro. Hace números. El que no esté muy seguro va a elegir costa que le queda cerca; quienes vengan al sur lo harán en auto para poder hacer un giro a último momento en caso de ser necesario”.

Pablo Molteni, presidente de la Asociación de Hostels de Bariloche, consideró que “si bien el estado hizo un esfuerzo para comenzar, hay muchas barreras. Resulta muy engorroso y la gente prefiere esperar al 4 de diciembre. ¿Para qué irse un fin de semana si es un lío bárbaro”.

Coincidió en que “la gente no termina de entender qué restricción hay. Muchos tienen miedo que no abran los aeropuertos. ‘Si pago una reserva, ¿qué pasa si por una cuestión sanitaria se cierra? Hay mucha incertidumbre y eso no se ha trasladado a las ventas”.

Planteó que el programa Previaje “generó un mínimo de ventas en hostels aunque por ahora, solo del 15 y 20% para enero y febrero. En esta época, ya solemos tener todo reservado. No tuvimos invierno, no tuvimos Pascua, ni Bariloche a la Carta, ni los Juegos Rionegrinos que ayudan con la temporada baja. Con las reservas, quizás lleguemos a cubrir los gastos”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Para Bariloche, esta apertura del turismo es apenas un ensayo