Di María, el Ángel parisino de San Valentín

El PSG goleó 4-0 a los culés en la ida de los octavos de Champions League. Descomunal partido de los de Emery, que borraron de la cancha al equipo de Lionel Messi.



#

Festeja Di María, la figura absoluta del encuentro.(Foto: AP )

Di María, el Ángel parisino de San Valentín

No se lo imaginaba ni el parisino más optimista. En una de las capitales del amor, San Valentín se festejó como nunca. Y el regalo de los locales a Barcelona fue, romántico como la fecha misma, un paseo. Casi un baile, se podría decir.

PSG goleó 4-0 a Barcelona en la ida de los octavos de final de la Champions League, y dejó la serie al rojo vivo para la vuelta en el Camp Nou. Con doblete de Ángel Di María y aportes de Draxler y Cavani, el elenco parisino aplastó a los culés y los complicó de sobremanera.

El primer cuarto de hora, el pressing alto de PSG asfixió por completo al equipo de Luis Enrique, que lejos de amedrentarse siguió proponiendo la salida por abajo con Ter Stegen como eje de una defensa abierta y un mediocampo demasiado largo. Y fue allí donde los parisinos apretaron hasta generar errores conceptuales. A los 18’ llegó la primera bomba, con un tiro libre exquisito de Di María al ángulo, tras una falta ingenua de Umtiti en el borde del área.

Sobre los 39, Draxler mandó al PSG con calma al descanso luego del merecido 2-0, que a esa altura, de no ser por las intervenciones del arquero alemán de Barcelona, podían ser varios más. Y Di María amplió antes de los 10 del complemento, con un golazo luego de una excepcional jugada combinada.

A los 26’, Cavani completó la goleada y abrió un poquito más la puerta para la clasificación a cuartos. El partido hizo recordar, por momentos, al 4-0 de Bayern Munich ante los blaugranas, que terminó con un global de 7-0 en la edición 2012/13. Messi casi no apareció, en gran parte por mérito de la defensa del PSG, que propuso una presión desbordante.

Así, el Barcelona tendrá una durísima misión en la vuelta, puesto que deberá golear al PSG en casa y, al mismo tiempo, mantener su arco en cero, puesto que un tanto de los parisinos obligaría a los culés a anotar al menos seis veces.

El equipo de Messi tuvo pocas chances claras de gol. La más peligrosa llegó a falta de 10 minutos, con un cabezazo que se estrelló en el poste derecho defendido por el PSG, pero nada pudo hacer para torcer el destino.

Además, la jornada de Champions siguió con otro duelo. Allí, en Portugal, Benfica superó 1-0 a Borussia Dortmund con gol de Kostas Mitroglou, y dejó la serie abierta de cara a la revancha en Alemania.

Mañana, por su parte, la agenda de octavos presentará dos platos fuertes, ambos desde las 16.45 (hora argentina). Real Madrid recibirá al Napoli en el Santiago Bernabéu, con la presencia de Diego Maradona en las tribunas para acompañar a los Azzurri; mientras que Bayern Munich y Arsenal protagonizarán un cruce de alto vuelo en Alemania.


Temas

Francia

Comentarios


Di María, el Ángel parisino de San Valentín