Pasaron cinco años del acuerdo YPF Chevron y las críticas se diluyen

Un 28 de agosto la Legislatura de Neuquén aprobó un convenio con la petrolera nacional que significó el inicio de la era shale. Hoy son pocos los que mantienen su rechazo inicial a la asociación.

1
#

La protesta se transformó en una batalla campal que duró varias horas. El cineasta Pino Solanas filmó un documental.

2
#

3
#

4
#

5
#

6
#

7
#

8
#

El 14 de mayo de 2013 en una sala del aeropuerto de Neuquén el CEO de YPF Miguel Galuccio improvisaba una conferencia de prensa junto al entonces gobernador Jorge Sapag y a quien era presidente de Chevron para América Latina, Ali Moshiri, anticipando el acuerdo que daría inicio al primer desarrollo no convencional fuera de Norte América. Galuccio, descontracturado y sentado al borde de un sillón, sentenciaba: “el boom del shale ya comenzó”.

Tres meses más tarde, un 28 de agosto, la Legislatura neuquina ratificaba -por mayoría- un convenio entre la petrolera nacional y la provincia para redimensionar un área y otorgar una prórroga que permitiría materializar el contrato conocido como “acuerdo YPF-Chevron”.

A cinco años del acuerdo, que debió atravesar mares turbulentos, ya casi no quedan detractores y el bloque Loma Campana (que inicialmente el kirchnerismo en un arrojo de épica intentó llamarlo Enrique Mosconi) se convirtió en el segundo yacimiento en importancia en el país y el primer desarrollo no convencional masivo fuera de Estados Unidos y Canadá.

El acuerdo nació con una mancha negra. Durante el tratamiento legislativo una represión policial trató de contener una masiva marcha de organizaciones políticas, sociales y comunidades mapuches que se oponían al acuerdo. Pasada la medianoche con 25 votos a favor, dos en contra y ocho ausentes, y después de una violenta jornada que dejó heridos y un docente hospitalizado con un proyectil en su cuerpo(ver aparte), la Legistaltura neuquina ratificó las actuaciones.

Lo que se votó fue una rara avis que le dio 22 años más (hasta 2048) a la concesión de Loma Campana. Se trató del modelo de 35 años de concesión que después tomó la modificación de la ley de Hirdocarburos.

Sapag reconocería tiempo después que su rol en la aprobación del convenio le costó perder la interna partidaria contra el petrolero Guillermo Pereyra. Fue su diputado, Daniel Andersch, junto a Manuel Fuertes (del partido del intendente Horacio Quiroga, Nuevo Compromiso Neuquino), quienes votaron en contra de la iniciativa.

Pereyra se opuso al acuerdo al punto que planteó un plebiscito para que la población decidiera si acordaba o no con el proyecto. Quiroga por su parte encabezó conferencias opositoras al acuerdo e incluso su candidato a diputado nacional por aquellos años, Rubén Etcheverry (expresidente de GyP y actual secretario de Mordenización del Municipio), pidió la inconstitucionalidad de dos decretos de Sapag, que fueron refrendados por los legisladores.

Cuatro años tardó el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) en rechazar las objeciones judiciales. Centralmente se cuestionaba que la Provincia excluyera al desarrollo de realizar una audiencia pública por impacto ambiental y la adhesión al régimen de promoción de inversión, para la explotación de hidrocarburos, del gobierno de Cristina Kirchner. El TSJ avaló las actuaciones del Ejecutivo recién en mayo del año pasado.

“Neuquén no se entrega”. El documento fue firmado, entre otros, por el intendente Horacio Quiroga.

Los mil millones

Sapag acordó con el gobierno nacional una compensación de 1.000 millones de pesos para acompañar el impacto del desembarco de la industria no convencional en la provincia. Se listaron 64 obras, la mayoría de ellas para Añelo, pero los fondos llegaron a cuenta gotas.

Hasta el final del kirchnerismo, dos años después de la firma, las obras apenas avanzaron. Durante la gestión del presidente Mauricio Macri la ecuación poco se modificó. Pese a que en reiteradas veces se confirmó el envío de los fondos, por el momento el plan de obras parece más paralizado que activo.

Un acuerdo bajo llaves

El principal cuestionamiento que enfrentó el acuerdo fue la confidencialidad entre las petroleras. Se lo calificó de “secreto” y se lo vinculó con el embargo que la operadora norteamericana sufría en Ecuador. Todo eso fue desmentido por YPF, pero por orden judicial la petrolera nacional tuvo que abrir lo firmado ante un grupo de periodistas del que participó “Río Negro”.

En noviembre de 2015, a días del balotaje presidencial, la Corte Suprema de Justicia de la Nación ordenó a YPF que abriera el convenio. Desde la empresa se sostuvo que existió confidencialidad por un resguardo técnico y comercial del desarrollo del proyecto. Pero recién en septiembre de 2016 los textos fueron abiertos a la prensa.

La apertura del acuerdo terminó por confirmar la compleja ingeniería financiera que se utilizó para que Chevron ingrese el dinero al país. Tal como se había anticipado se utilizaron dos empresas offshore y otras dos radicadas en Delaware. Ese esquema, que auditó la gestión de la compañía tras el cambio político en el país, permitió a YPF tener la tutela de los fondos en todo momento.

Desde el 14 de mayo de 2013 hasta la actualidad en Loma Campana se invirtieron 5.800 millones de dólares, lo que representa casi el 60% de la inversión prevista hasta 2048. Hoy el presidente Macri volverá a visitar el yacimiento insignia de Vaca Muerta donde YPF consigue niveles de productividad y competitividad similares a los mejores yacimientos shale de Estados Unidos.

Se cuestionó que las condiciones otorgadas para el desarrollo no convencional en Loma Campana sentaron las bases de la reforma de la ley de hidrocarburos del kirchnerismo.

El caso Barreiro Una herida abierta

En medio al represión que se desató el 28 de agosto de 2013 frente a la Legislatura, el docente Rodrigo Barreiro resultó herido con un proyectil que quedó alojado en su cuerpo. Según informaron desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) la causa fue archivada.

Nunca se logró identificar al autor del disparo. Para la querella las pruebas indicaban que se trataba de un integrante de las fuerzas de seguridad y por eso pidió avanzar sobre las responsabilidades de los funcionarios. La fiscalía se opuso. El reclamo llegó hasta la Corte Suprema, que rechazó la queja. Para el abogado querellante, Pablo Gutiérrez, desde MPF se buscó dejar “morir” la causa.

Pese al archivo si se produce nueva prueba, la causa podría reactivarse. El fiscal Maximiliano Breide Obeid fue que inició el caso.

Los números de Loma Campana hasta la fecha

El desarrollo que marcó el punto de partida para Vaca Muerta fue justamente Loma Campana. El acuerdo con la petrolera norteamericana alimentó suspicacias, entre otros aspectos, por el monto de la invesión acordada: 1.500 millones de dólares en el proyecto piloto y 12.000 millones de dólares al final de la concesión.

A poco de tiempo de ponerse en marcha captó la atención del mundo petrolero porque casi inmediatamente pasó a desarrollo masivo. Se convirtió en el segundo yacimiento de mayor producción del país, sólo por detrás del gigante de Chubut, Cerro Dragón (PAE), y desarrolló toda la infraestructura que permitió continuar con los no convencionales en la zona de Añelo.

Hasta el momento se invirtieron 5.800 millones de dólares de los 12.000 millones proyectados. Tiene 549 pozos en producción, muchos de ellos horizontales, y entrega más de 30.000 barriles diarios de petróleo, un tercio de la producción neuquina. En el yacimiento se instaló la generencia de No Convencionales (NOC) de YPF y, entre propios y empresas contratistas, tiene 1.000 operarios en funciones.

Alrededor de Loma Campana se estructuró toda la industria no convencional del país. Plantas de arenas, infrasestructura de superficie, logistica e ingeniería. Incluso la petrolera nacional montó una central térmica de generación eléctrica.

Los beneficios que recibió para la provincia también se contaron de a millones: 400 millónes de dólares en regalías, 100 millones en Ingresos Burtos, 45 en Responsabilidad Social Empresaria y 10 millones en Sellos.

Cifras del petróleo

En 5 años

Cinco momentos clave del acuerdo

El desarrollo de YPF junto a Chevron fue la primera de las 29 concesiones no convencionales que otorgó la provincia hasta el momento.

El 14 de mayo de 2013 Miguel Galuccio anticipó la asociación con Chevron.

El 15 de julio de ese año, en las oficinas de YPF, se firmó el acuerdo.

El 28 de agosto, tras una violenta represión, la Legislatura lo avaló.

El 21 de septiembre de 2016 YPF mostró los detalles a la prensa.

Agosto de 2018, YPF conectó el pozo más extenso de Vaca Muerta.

Fue la fecha en que el CEO de YPF de ese entonces, Miguel Galuccio, improvisaba en una conferencia el acuerdo con Chevron.

14-05-13

archivo

Datos

Se cuestionó que las condiciones otorgadas para el desarrollo no convencional en Loma Campana sentaron las bases de la reforma de la ley de hidrocarburos del kirchnerismo.
u$s 5.800
millones es la inversión acumulada que tiene Loma Campana. El desembolso
fue en partes iguales.
30.000
barriles diarios de crudo produce el yacimiento ubicado al norte de Añelo.
2012
el gobierno nacional aprobó la expropiación del 51% de la petrolera YPF. Antes había apoyado el ingreso de la familia Eskenazi a la compañía.

Temas

Chevron YPF

Comentarios


Pasaron cinco años del acuerdo YPF Chevron y las críticas se diluyen