Pensar en el futuro, el desafío de los universitarios



El sistema actual de educación en Estados Unidos no está preparando a millones de jóvenes adultos para carreras exitosas, al ofrecer un enfoque unidimensional, y debería seguir el ejemplo de los programas europeos, con un mayor énfasis en instrucción ocupacional, según un estudio de la Universidad de Harvard.

El estudio de dos años, realizado por el Proyecto Caminos hacia la Prosperidad en la Facultad de Educación de Harvard, hace notar que aunque el sistema existente pone gran énfasis durante la enseñanza secundaria en la transición a la universidad, apenas un 30% de los jóvenes estadounidenses completan el ciclo universitario básico.

Aunque el número de empleos que no requieren educación pos secundaria ha declinado, los autores del estudio apuntan que se espera que solamente una tercera parte de los empleos que serán creados en los próximos años requieran títulos de universitarios básicos o más avanzados. Aproximadamente la misma proporción requerirá solamente un título de dos años de universidad o una credencial ocupacional.

“Lo que me preocupa es que sigamos teniendo muchos chicos que abandonan los estudioso y otros que se endeudan al ir a la universidad, sin terminarla’’, dijo Robert Schwartz, que encabeza el proyecto y es el decano académico de la facultad de educación de Harvard. “Casi todo el mundo puede mencionar a un muchacho que se fue a la universidad porque es lo único socialmente aceptable, pero sin interés alguno en hacerlo’’.

El reporte resalta un asunto que ha estado discutiéndose en círculos educacionales: Que la reforma de la educación debería poner más énfasis en alternativas vocacionales a los cuatro años de universidad.

El estudio recomienda una red integral de vías que incluya tres elementos: adoptar diversos enfoques para ayudar a los jóvenes a hacer la transición a la adultez, involucrar a las empresas del país en asuntos como enseñanza basada en trabajo, y crear un nuevo acuerdo social con los jóvenes.

Muchas de las ideas no son nuevas, y varios líderes, incluyendo el presidente Barack Obama, han respaldado un creciente papel de las universidades comunitarias para que el país vuelva a ocupar una posición cimera a nivel mundial en la proporción de graduados. El secretario de Educación Arne Duncan pronunciará el discurso introductorio en la presentación del reporte en Washinton.

Pero la idea de proveer más alternativas, en lugar de concentrarse en la educación universitaria de cuatro años, ha generado controversia. Hay quienes temen que los estudiantes que decidan la vía vocacional van a limitar sus opciones para el futuro, y que los estudiantes en desventaja en malas escuelas se van a ver empujados a carreras técnicas en lugar de universidades selectivas, donde sus números son ya muy bajos.

“Uno tiene que trabajar en los dos frentes al mismo tiempo’’, dijo Schwartz, que propone intensificar los esfuerzos para lograr que más estudiantes de bajos ingresos y de minorías ingresen en instituciones selectivas, al tiempo que se fortalece la capacidad de los colegios técnicos de dos años.

El estudio recomienda que todas las ocupaciones importantes sean claramente delineadas al inicio de la enseñanza secundaria. Los estudiantes verían directamente cómo sus selecciones de cursos les preparan para las carreras que les interesan, pero aún así podrían cambiar de parecer. Por otra parte, dice el estudio, los estudiantes deberían recibir más oportunidades de aprendizaje profesional directo, como pasantías.

Ap


Comentarios


Pensar en el futuro, el desafío de los universitarios