Perdió a su hijo que esperaba un transplante y ahora quiere ayudar a otros

Nunca llegó el transplante para Juani y Sonia, su mamá, ahora busca darle una mano a los que afrontan momentos como los que vivió en los últimos dos años.





#

Sonia quiere capacitarse para enseñar RCP en Allen.

La perdida de un hijo es muy dolorosa, pero en esa situación hay quienes luchan por salir adelante y ayudar a otros. Esta es la historia de Sonia Verón, que en medio de la partida de su hijo una mano solidaria apareció y ahora ella quiere apoyar a otros que padecen la misma situación.

Su hijo Juan Ignacio, conocido como “Juani” en Allen, tenía cinco años y necesitaba un trasplante de médula. Peleó durante dos años contra la enfermedad pero el diagnostico se agravó y falleció el 22 de mayo en su casa abrazado por sus padres.

“Recibí una ayuda que no esperaba. Cuando me dijeron que mi hijo iba a partir yo no contaba con el dinero para el sepelio”, contó Sonia a “Río Negro”. A través de Facebook ella había realizado una campaña para encontrar donantes de médula para su hijo. Una persona la contactó porque quería ayudarla en lo que pudiera.

Era un joven llamado Isaías Maretto que tiene una empresa en Córdoba. Se dedica a brindar un servicio de emergencias médicas y tras la muerte de Juani, la compañía se hizo cargo de los gastos del funeral. “En su momento me dijeron que iban a dar unos cursos de RCP a beneficio de Juani sin esperarnos el desenlace final de mi hijo”, mencionó.

Ahora la empresa quiere instalar una sede en Neuquén y Allen para brindar el servicio de emergencias y cursos, además de seguir apoyando a los familiares de pacientes oncológicos.

Sonia está decidida a sumarse al proyecto y darle una mano y contención a otros, como lo hicieron con su familia. “Quiero sumarme a RCP para continuar el legado de solidaridad que mi hijo me enseñó”, dijo.

“Dentro de tanto dolor me sentí muy contenida, aunque tengo cuatro hijos, es difícil llegar a la hora del almuerzo y ver que hay un lugar vacío en la mesa”, expresó.

Sonia tiene ahora un nuevo objetivo. “Voy a seguir peleando por los chicos que necesitan un trasplante y ayudando a sus familias como lo hicieron conmigo”, afirmó con seguridad.

Sonia no sabe de primeros auxilios o las maniobras de RCP pero va a tomar el curso que dictarán en Allen el 15 de este mes. “Me van a traer la indumentaria para sumarme al grupo, no tengo conocimientos pero voy aprender con ellos”, dijo ansiosa.

La joven mamá y su marido se habían comprado un terreno para hacer su casa, pero como estuvieron cuidando a Juani no tenían tiempo para construir ni dinero. “Con este trabajo además de ayudar a otros voy a poder construir mi casa y colaborar a mi marido”, concluyó emocionada.


Comentarios


Perdió a su hijo que esperaba un transplante y ahora quiere ayudar a otros