Pidieron declarar culpable a imputado por corrupción de menores

La fiscalía pidió al tribunal que lo declare autor penalmente responsable por 23 hechos cometidos contra niñas y adolescentes. El defensor alegó que es inimputable por una patología mental.



La audiencia con los alegatos de los fiscales y el defensor del acusado se hizo el viernes. (Foto: Gentileza)

La audiencia con los alegatos de los fiscales y el defensor del acusado se hizo el viernes. (Foto: Gentileza)

Los fiscales Martín Govetto y Martín Lozada pidieron al tribunal que declare culpable a un hombre imputado por los delitos de corrupción de menores, amenazas, coacción, distribución, tenencia y producción de imágenes de abuso sexual infantil y grooming.

“Sin dudas se probó con absoluta certeza todos y cada y uno de los hechos por los que se acusó al imputado”, sostuvo Govetto en su alegato ante los jueces Bernardo Campana y Ricardo Calcagno y la jueza Romina Martini.

Afirmó que las pruebas son contundentes. Dijo que las evidencias no dejan dudas en cuanto a la autoría y materialidad de los hechos atribuidos al acusado, cuya identidad se mantiene en reserva.

El juicio se desarrolló durante dos semanas a puertas cerradas y con un celoso hermetismo para proteger a las víctimas. La información fue proporcionada desde el Ministerio Público Fiscal.

La investigación del caso comenzó hace más de dos años. Y se logró llegar hasta el imputado por dos vías. Una de ellas a partir del trabajo que desplegó la Oficina de Investigaciones en Telecomunicaciones (Oitel) del Poder Judicial de la provincia y la otra por los informes que se había recibido desde Estados Unidos en una unidad judicial especializada de la ciudad de Buenos Aires, que les avisó a finales de 2017.

Govetto comentó que la investigación comenzó por abril y mayo de 2018 tras recibir las primeras denuncias en Bariloche. Dijo que técnicos de la Oitel rastrearon durante unos 3 meses varias líneas telefónicas sin nominar, que usaba el sospechoso, pero recién lograron obtener evidencias cuando el acusado usó en una ocasión su línea de teléfono habitual.

Según la fiscalía, el hombre para evitar que lo detectaran usaba perfiles falsos en las redes sociales de chicos y chicas del entorno de las víctimas que había elegido. De esa forma lograba la confianza de las niñas y adolescentes. Después, les enviada fotos y videos de contenido sexual.

Govetto aseguró ante el tribunal en la audiencia del viernes, que pudieron reconstruir, “con mucho trabajo técnico de varias disciplinas de qué manera fueron atacadas estas víctimas”.

Planteó a los jueces contemplar estos casos desde la perspectiva de la violencia de género, porque recordó que todas las víctimas son niñas y adolescentes que fueron agredidas por un hombre, que se aprovechó de una relación asimétrica de poder. También, el fiscal pidió analizar el caso desde la perspectiva del interés superior del niño, niña y adolescente.

Recordó que alrededor de cuarenta personas habían declarado en las audiencias, cuyos testimonios sustentaron la acusación de 23 hechos contra el acusado. Son hechos, agregó, que constituyen diferentes delitos contra la integridad sexual de niñas y jóvenes. Entre las víctimas hay chicas de varias provincias y de esta ciudad.

“Se llevó a las niñas a ingresar en un mundo de adultos con un despertar abrupto de su sexualidad. irrumpiendo de manera violenta en el normal su normal desarrollo y actuando de forma prematura”, sostuvo Govetto. En cuanto a la tenencia, producción y distribución de imágenes de abuso sexual infantil, consideró como agravante la edad de las víctimas de estos hechos.

El fiscal jefe Martín Lozada consideró que el acusado superó con creces el test de culpabilidad, “lo cual habilita su punición por autoría de delito doloso en nuestro sistema de garantías constitucional”. Por eso, pidió al tribunal que dicte un veredicto de culpabilidad.

El defensor particular Alejandro Pschunder alegó que el imputado es inimputable de los hechos que se le atribuyen porque padece “una patología mental previa” y por estar sumido en un cuadro de estres-postraumático.

Mencionó una situación vivida en su infancia capaz de generar dicho estrés. Esa circunstancia provoca la inimputabilidad porque no puede dirigir de manera adecuada sus acciones. La sentencia se conocerá en los próximos días.


Comentarios


Pidieron declarar culpable a imputado por corrupción de menores