Pinochet está fastidiado y la derecha intenta desmarcarse

Reacciones tras el fallo que le quitó la inmunidad al militar.



SANTIAGO (AFP) – El ex dictador chileno Augusto Pinochet recibió con fastidio el sorpresivo dictamen de la justicia que lo privó de su fuero para someterlo a un segundo juicio en su país, reveló ayer uno de sus más estrechos colaboradores, el general retirado Guillermo Garín.

“Recibió la noticia con una sensación de desánimo, de fastidio, pero muy sereno”, dijo Garín, que visitó al general Pinochet el viernes, después que el pleno de la Corte de Apelaciones de Santiago aprobó su desafuero.

“Lo único que preguntó fue cuáles son los pasos que vienen ahora”, indicó Garín, en alusión al recurso que los abogados de Pinochet presentarán ante la Corte Suprema para que revoque el veredicto del tribunal de apelaciones, que tomó por sorpresa a los medios políticos y judiciales.

Pinochet, de 88 años, perdió por primera vez su inmunidad a mediados de 2000, cuando la Corte Suprema abrió el camino al primer proceso que enfrentó en Chile. Pero esa misma corte archivó el proceso y liberó de cargos a Pinochet el 1 de julio de 2002, cuando aceptó el informe de los médicos que examinaron a Pinochet y que le diagnosticaron una demencia moderada.

Con ese precedente, el acuerdo del tribunal que priva de su inmunidad a Pinochet para enjuiciarlo por su responsabilidad en la “Operación Cóndor”, resulta “insólito”, según Garín. “Es insólito, absolutamente insólito y to

talmente inesperado”, señaló.

 

Lavín: “es el pasado”

En tanto, el líder de la derecha chilena Joaquín Lavín, que fuera asesor del ex dictador Augusto Pinochet, lo calificó ayer como una figura “del pasado”, al comentar el veredicto judicial.

“El general Pinochet es una persona políticamente del pasado, que está viejo y enfermo”, dijo Lavín, actual alcalde (intendente) de Santiago y virtual candidato de la oposición para la elección presidencial del próximo año.Pinochet, según afirmó, “no es distinto a cualquier otra persona” y “la justicia tiene que hacer su trabajo”.

Las declaraciones de Lavín coincidieron con la postura del presidente socialista Ricardo Lagos, expresada desde México.

Lagos estimó ayer en Guadalajara que la decisión no debería desviar al país de los temas del futuro. “Como presidente, entiendo que estos temas vienen del pasado, pero son mucho más importantes los temas que tenemos respecto al futuro”, dijo Lagos en una conferencia de prensa. “Es cierto, dije en un documento el año pasado, que no hay mañana sin ayer. (…) Creo que Chile ha sabido hacer un adecuado equilibrio, de mirar el ayer para poder construir un mañana. Y no me gustaría que esto que ha estado ocurriendo nos desvíe de lo fundamental que es el mañana, aunque esto no quiere decir que no tengamos que hacernos cargo de lo que pasó”, añadió.


Comentarios


Pinochet está fastidiado y la derecha intenta desmarcarse