Cómo sigue la causa del agresor y los cinco policías heridos por un disturbio en Cutral Co

El hecho ocurrió en la madrugada del martes, en el barrio Unión de Cutral Co.

Después de la agresión que se desató en la madrugada del martes en el barrio Unión, uno de los policías continúa internado en terapia intensiva en Neuquén. El agresor permanece internado en Cutral Co y se aguarda su evolución para establecer si es necesaria su intervención quirúrgica en el abdomen, donde fue herido por un arma que se presume es reglamentaria.

La fiscalía que intervino en el hecho avanza en la investigación que se inició cuando una vecina solicitó asistencia policial por una situación en el contexto de violencia de género. Hasta la casa de la calle Arenales y Alem del barrio Unión arribó un patrullero, en la madrugada del martes.

«Cuando la entrevistan a la señora en el patio delantero de la casa, ella salió y el hombre también empezó a insultar, pero de forma sorpresiva y artera golpea al primer efectivo con un fierro y lo desvanece», dijo a este medio el fiscal jefe Gastón Liotard. Este uniformado sufrió traumatismo de cráneo y fue derivado a Neuquén, donde permanece internado en terapia intensiva.

Lo mismo ocurrió con los otros efectivos: uno de ellos tuvo fractura de mandíbula por el golpe en la cara. En total, fueron cinco los agentes heridos.

«En ese momento de patadas y golpes, a uno de los uniformados se le desprende la corredera del arma reglamentaria y el hombre la toma y emprende a tiros hacia el personal policial, dañando los móviles y tirando a los mismos efectivos», acotó.

«No fue una masacre de milagro», dijo el fiscal Liotard


La Policía repelió la agresión hasta que uno de los disparos hirió al agresor. Desde el interior de la casa pidió ayuda, lo desarmaron y lo llevaron en ambulancia.

«Ese arma tenía como tienen casi todos los efectivos 15 balas en el cargador y cuando la Policía la recupera tenía cinco. Estimamos que mínimamente fueron 10 los disparos por parte de este hombre», refirió Liotard. Y agregó que: «no fue una masacre de milagro porque podrían haber un sinnúmero de heridos».

En principio, la lesión del agresor se produjo por un arma reglamentaria, al juzgar por el tipo de orificio de ingreso que tiene la herida, detalló el funcionario judicial. La lesión la presenta en la zona abdominal y se continuirá monitoreando para establecer si requiere o no una operación.

En cuanto a la situación de la mujer que había pedido ayuda, el fiscal jefe refirió que al momento en que comenzaron las agresiones se sumó a su pareja y emprendió a piedrazos contra los efectivos policiales. «Tendremos que analizar. Es una situación compleja, tienen un hijo menor de 13 años que participó de la refriega también», subrayó.

El fiscal jefe Gastón Liotard intervino en la causa (Foto: archivo)

Ahora, la fiscalía debe reunir los elementos para establecer qué tipo de delitos se les endilga al agresor. «Falta entrevistar a los efectivos, entre otras cosas. Se le puede imputar un homicidio agravado en grado de tentativa, hay que sumarle daño agravado, hurto o robo de arma, atentado a efectivos, las lesiones graves y leves agravadas, son varios», concluyó.

De todos modos se espera la evolución médica de los policías heridos y del propio agresor.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora