Desde la cárcel de Roca estafó por millones a personas de Neuquén y norte del país

Un interno robaba información bancaria por medio de llamados telefónicos. Su pareja, en Centenario, compraba artículos con esos datos y los vendía informalmente. Uno de los fraudes supera el millón de pesos.

Las estafas telefónicas que involucran tarjetas de crédito y personas que están privadas de la libertad suelen ser de los delitos más habituales en los últimos años. Este viernes se conoció una situación similar que tiene como protagonistas a un detenido de la Unidad Penal 2 de General Roca y a su pareja, lo que destapó un raid de estafas millonarias que perjudicó a comerciantes y particulares de Neuquén, pero también de provincias del norte del país.

Fuentes policiales confirmaron a RÍO NEGRO que se trata de un hombre de 42 años que cumple condena por otros delitos. El sujeto se encargaba de engañar telefónicamente a las personas haciéndose pasar por un trabajador de Visa y Mastercard, obteniendo mediante varias entrevistas los datos de las tarjetas de crédito. La modalidad delictiva es conocida como «vishing».

Una vez que el estafador capturaba la información crediticia, realizaba compras de distinto orden también desde la cárcel. Posteriormente su pareja, una mujer de 28 años, residente de la localidad de Centenario se encargaba de recibir los artículos comprados y revenderlos para hacerse de liquidez producto de las estafas.


La madera, el error que los delató


La investigación a cargo de Policía de Neuquén comenzó el 1 de marzo pasado con la denuncia de un comercio de Centenario que se dedica a la venta de madera. En esa ocasión los comerciante fueron anoticiados de que las tarjetas de créditos de una clienta habían notificado el desconocimiento de las compras. El monto de lo rechazado ascendía a 1.200.000 pesos. La entrega del material ya se había realizado a un domicilio de la misma localidad, por lo que se realizó la denuncia.

Los investigadores confirmaron que las compras habían sido denegadas por los titulares verdaderos de las tarjetas, por lo que se comprobó el fraude.

Con ese dato comenzó una intensa investigación sobre la mujer indicada y su vínculo. Las pesquisas involucraron decenas de horas de escuchas telefónicas, las que terminaron por confirmar que la joven operaba bajo la coordinación de un hombre. Con el rastreo de antenas y celulares, se determinó que el otro involucrado estaba recluido en el Penal de Roca.

«El error fue que la madera comprada con el fraude la llevaron a la propia casa de la indicada», explicaron investigadores de la causa a este medio.


Allanamiento en el Penal de Roca


Con el material de las escuchas telefónicas, se pudo comprobar que los perjudicados no solo eran de Neuquén, sino que también habían víctimas de provincias como Tucumán y Catamarca.

En consecuencia, la Fiscalía actuante solicitó los allanamientos para la resolución del caso. Uno en la casa de Centenario y otro en la propia unidad de detención rionegrina. El segundo implicó un procedimiento administrativo y judicial particular.

Requisada la celda del indicado, se logró retener tres teléfonos (los que fueron interceptados por la Policía) y cuadernos con información de las víctimas telefónicas.

Uno de los detalles que más llamó la atención fueron los discursos escritos que el detenido tenía, los cuales utilizaba para abordar telefónicamente a las personas. «Tenía todo armado para sonar convincente», detallaron los investigadores a RÍO NEGRO.

Del allanamiento en Centenario se secuestró un PosNet de MercadoPago con el que la mujer se desprendía de las cosas obtenidas con dinero de las estafas, un router y anotaciones coincidentes con la que su pareja tenía en la celda.

La investigación continúa a fin de determinar a cuantas personas estafó la pareja y a cuanto ascienden todos los fraudes realizados en Neuquén y las otras provincias.


Qué es el vishing y cómo prevenirlo


El vishing es una modalidad para robar datos personales muy similar al clásico phishing (donde la víctima entrega datos en plataformas web), solo que en este caso las víctimas proporcionan verbalmente sus datos mediante una llamada telefónica.

La mejor forma de prevenir este tipo de ciberdelito es consultando a las casas centrales, 0800 habilitados o en las vías de contacto de las entidades bancarias o crediticias antes de realizar cambios o aceptar ofertas en las tarjetas de crédito.

Además, la Policía recuerda que la mayoría de las entidades de este tipo no solicitan datos personales ni bancarios por teléfono. Por esta razón, ante un llamado de este tipo lo mejor es cortar o realizar la denuncia.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora