Furia y desconcierto del Gobierno de Milei, que corta lazos con gobernadores después de la Ley Ómnibus

El presidente Milei reaccionó con insultos contra mandatarios y diputados que no acompañaron la Ley Ómnibus, la retiró y les haría “pagar los costos”. Evalúa no enviar leyes al Congreso este año.

La cumbre de ayer con Benjamin Netanyahu se dio en un contexto que el presidente Javier Milei no imaginaba cuando arribó a Israel el martes. La inesperada derrota parlamentaria de la emblemática “Ley Bases” cambió el ánimo de la comitiva argentina que había viajado con el convencimiento de que el camino de la ley se había allanado con la aprobación en general. Más tarde, ordenó retirarla de la comisión.

Milei no alteró su agenda pese al durísimo traspié político. Pero el malhumor del presidente se reflejó en las redes sociales, donde fueron el blanco de su ira los gobernadores y los diputados radicales y provinciales “dialoguistas” con el gobierno nacional.

El Gobierno intentó ayer hacer una especie de “control de daños” y evaluó distintas opciones. Se habló de recurrir a una consulta popular, a dividir en partes la Ley Ómnibus y finalmente se la retiró del Congreso. Líderes de La Libertad Avanza llegaron a decir que no habría más proyectos del Ejecutivo este año y se gobernaría por decreto. También que “haría pagar el costo” a las provincias.

Ya el martes, el Gobierno acusó a los gobernadores por el fracaso de la ley y se publicó un listado de “traidores” con los diputados que “votaron en contra del pueblo”. “Ayer en la sesión de la Cámara de Diputados, la casta política, como llamamos a ese conjunto de delincuentes que quieren una Argentina peor porque no están dispuestos a ceder privilegios, empezó a descuartizar nuestra ley de Bases para poder sostener sus distintos mecanismos por los cuales le roban a los argentinos. En ese sentido, di la orden de levantar el proyecto”, señaló ayer Milei .

La declaración buscó poner algo de luz en medio de la gran confusión que dominó al oficialismo en las últimas horas. De acuerdo a las primeras declaraciones del ministro del Interior, Guillermo Francos, y del jefe del bloque libertario, Oscar Zago, el oficialismo creyó que la vuelta a comisión del proyecto no implicaba volver a foja cero el trámite parlamentario. El desconcierto oficial fue notorio en el Congreso y en Casa Rosada.

“El Gobierno nos dirá mañana cómo seguimos con la ley”, dijo Zago, en referencia a si se vuelve a tratar o no el proyecto de “Bases”. Contó que se analizó en el bloque oficialista los caminos a seguir. “Si la tenemos que dividir, se dividirá en distintos lugares según lo que arreglemos entre Diputados y el Ejecutivo”, admitió Zago.

El diputado libertario, Carlos D’Alessandro, sumó confusión: “Recibimos noticias de que no piensan, desde el Ejecutivo, enviar ninguna ley durante el corriente año”, dijo a Radio 10. ¿Milei apostará a gobernar por decretos?

Pese a la furia de los comunicados de Milei desde Israel, su vocero, Manuel Adorni, restó importancia a la impensada derrota legislativa. “No pone ninguna traba al plan económico que venimos llevando”, dijo y agregó que “de hecho sin ley el Gobierno logró el equilibrio fiscal y las proyecciones de inflación están a la baja”.

El ministro de Economía, Luis Caputo, también intentó restar dramatismo al tropiezo. “El 75% de lo que habíamos planificado ya estaba por fuera de la ley”, dijo. Más tarde, cuestionó a los gobernadores. “Uno de los problemas de la negociación es que las provincias hicieron una mala evaluación de su poder de negociación. Creyeron que tenían mucho más poder de negociación del que tenían”, evaluó en diálogo con LN+. “La mayoría pensaba ‘ministro, vos vas hacia el equilibrio fiscal y tenés que conseguir 1,4% del PBI, vas a venir con el caballo cansado’. Y yo tenía un plan B y veía que estábamos yendo a déficit cero aún sin la ley”, dijo. En esa línea, ratificó el plan económico, aún sin la Ley Bases: “Nosotros tenemos por un lado lo que es el paquete económico y por otro lado lo que es la ley, y juegan dos roles diferentes”.

La posibilidad de impulsar un plebiscito apenas fue admitida por Adorni. “Vamos a evaluar todas las herramientas constitucionales”, se limitó a decir. Anoche otros voceros descartaban la idea.

Tras los insultos del presidente Milei a los “opositores dialoguistas” y a los gobernadores, surgen dudas sobre cómo continuará el Ejecutivo su relación con el Congreso. Hoy los puentes están rotos con el grueso de la oposición y con legisladores “amigos” como Carolina Píparo.

Lejos de aflojar, desde La Libertad Avanza se insiste con la política de redoblar los ataques. El bloque de gobernadores a los que les apuntan lo componen Martín Llaryora (Córdoba), Rolando Figueroa (Neuquén), Maximiliano Pullaro (Santa Fe), Gustavo Saenz (Salta) y Carlos Sadir (Jujuy). Podría haber incluso salidas del gobierno. Quedó bajo la lupa Osvaldo Giordano, titular de Anses, de estrecha relación y confianza del exmandatario Juan Schiaretti, y esposo de la diputada Alejandra Torres, una de las apuntadas como “traidora”.

Antes de la debacle de la Ley Bases, se había planificado que el ministro Francos viajase a Italia para sumarse a la comitiva presidencial. ¿Viajará el funcionario a quien se le había encomendado la misión de alinear a los gobernadores? Francos y Zago quedaron en una posición incómoda dentro del staff presidencial. Martín Menen también está apuntado: junto a Zago, debían garantizar los votos en particular de la ley Bases. Santiago Caputo, el asesor presidencial y sindicado como el ideólogo del “todo o nada”, es otro de los señalados.


Mandatarios de la región optaron por el silencio: qué dijeron Weretilneck y Figueroa


El gobernador neuquino Rolando Figueroa no habló públicamente tras ser incluido en la lista de “traidores” que hicieron fracasar la Ley Ómnibus. En su entorno consideran que a la gente “no le interesan las peleas de políticos”, por lo que seguirá enfocado en la gestión provincial. Algo similar hizo su par rionegrino, Alberto Weretilneck.

Quien sí se expresó fue el diputado del Movimiento Popular Neuquino, Osvaldo Llancafilo, que cargó contra la “soberbia” de Milei. El representante de Neuquén fue uno de los “dialoguistas” , pero su negativa a eliminar los beneficios de la Zona Fría lo alejaron del gobierno nacional. El legislador neuquino le reclamó que “estaba acordado con sus funcionarios mantener el beneficio en la tarifa de gas”. “Esas facultades no se otorgaban. Usted está traicionando el mandato de la sociedad, en la Patagonia somos libres”, dijo.

Más dura fue Lucila Crexell, senadora de Neuquén por Comunidad. Defendió al gobernador de las acusaciones del presidente y apuntó: “el Congreso lo puede destituir”. “Creo que hay una gran incompetencia en la administración de Milei”, señaló.

“Lo que no entiende Milei es que que el Congreso es igual de legítimo respecto al voto popular”, manifestó . “Milei no puede remover ningún legislador nacional, pero el Congreso lo puede destituir a él a través de juicio político”, advirtió.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios