Se profundiza el déficit en la caja jubilatoria de Neuquén

Los ajustes salariales de los trabajadores en actividad se replican en los pasivos. Y en un año se duplicaron las pérdidas que se paga con aportes del tesoro y superávit de la obra social.





Más jubilados y menos trabajadores activos parece ser la fórmula que sigue dando resultados negativos en la caja previsional del Instituto de Seguridad de Neuquén, ISSN. El déficit entre lo que ingresa por aportes y contribuciones de los casi 80 mil trabajadores activos no alcanza para pagar las jubilaciones de unos 28 mil jubilados.

El último dato oficial que se desprende del balance publicado por el ISSN, correspondiente al año 2020, arroja que la caja asistencial, es decir, la cuenta que recauda y paga los gastos para la salud d e los afiliados, dio superávit pero, igual, no alcanzó para suplir la pérdida que mostró la caja previsional.

En el presupuesto de este año, se prevén aportes desde el Tesoro provincial de 9.600 millones de pesos, sin considerar que durante este período se otorguen incrementos salariales. Por la Constitución Provincial el monto de las jubilaciones no debe ser menor al 80% de lo que gana el trabajador activo.

El titular de ATE Neuquén, Carlos Quintriqueo, insistió en la necesidad de separar las cajas porque interpretó que “se aplica un ajuste sobre las prestaciones, porque no se paga el médico y éste corta los servicios o cobra más plus a los afiliados”.

La obra social neuquina presta servicios a unos 218.000 beneficiarios cuyo gasto es aportado por 118.936 personas. Se incluyen aquí a adherentes que si bien no trabajan en el Estado provincial o municipal, pagan como si se tratara de una empresa prepaga. De acuerdo a la memoria que firmó el administrador general del ISSN, Néstor Martín, “en un año signado por la pandemia Covid, nuestra institución pudo garantizar la atención a los más de 200 mil afiliados a la obra social, los cuales representan a más del 30% de los habitantes de la Provincia”.

En 2016 se hizo efectivo el aumento de los aportes (que paga el empleado) y las contribuciones (que paga el empleador) de 8 puntos y la caja jubilatoria tuvo un alivio pero, en los años siguientes, comenzó a crecer el déficit y las oportunidades anunciadas de tratar el tema en ámbitos de discusión no llegaron a concretarse. Entre aportes y contribuciones los descuentos son entre 30 y 44 por ciento de los haberes de los activos y según fuentes gremiales, Neuquén es la segunda en el país con ese nivel de aportes, después de la provincia de Córdoba.

Si se desglosan las subcajas según el régimen jubilatorio, la de los jueces y funcionarios del Poder Judicial fue la única que resultó superavitaria. Tiene un número en verde de 450 millones de pesos pero no alcanza a revertir el número en rojo de 4.060 millones de pesos que se anotó en el último balance publicado del ISSN.

En total, por los cuatro regímenes generales – administración central y docentes, jueces, policías y cargos electivos – aportaron 30.098 millones de pesos y se debió hacer frente a jubilaciones y pensiones por 34.158 millones de pesos.

En el gobierno de Mauricio Macri el gobierno neuquino firmó un convenio para recibir aportes de Nación a fin de sostener la caja pero la condición era que debían aumentar la edad jubilatoria (es de 55 y 60 en Neuquén mientras en el privado es de 60 y 65 para mujeres y varones) y “armonizar” el costo de la jubilación.

Hubo resistencia por parte de los gremios estatales que comparten la administración del ISSN y pugnaron por una ley especial que establecía aportes de la regalías hacia la caja jubilatoria, que nunca se discutió en la Legislatura neuquina.

Martín indicó en la memoria que se publicó que desde el 2019 los trabajadores que se encuentren en condiciones de iniciar su trámite de jubilación lo puede hacer a través de la página web y que en 2020 permitió que se iniciaran 2.222 trámites. Acotó que entre los trámites web y los de papel se otorgaron 1.815 jubilaciones y 347 pensiones.

Si se pone la lupa sobre los gastos asistenciales, se observa que de los 11.543 millones que se pagaron, el 32% fue para paga internaciones en sitios privados o públicos y en segundo lugar con el 28,9% se destina a las farmacias y en tercer lugar con el 25,9% se paga en concepto de prácticas ambulatorias.

Quintriqueo expuso su propuesta de que la obra social provincial imite a la de los petroleros y tenga servicios propios de atención médica y medicamentos para poder “regular los precios del mercado”.



El incremento del déficit en el organismo que administra las jubilaciones de los empleados públicos obliga a usar plata de la caja asistencial en detrimento de las prestaciones para la salud, interpretó el secretario General de ATE Neuquén, Carlos Quintriqueo.

A su juicio “el Estado tiene que hacerse cargo del déficit porque la constitución Provincial establece el mínimo móvil de 80% del sueldo del trabajador activo”.

Mencionó que el gremio había presentado un proyecto de ley para destinar un fondo especial de las regalías pero habida cuenta que no fue tratado por los diputados, insistirán en establecer que el sostenimiento de las jubilaciones sea responsabilidad estatal.

“Los afiliados pagan los platos rotos porque se reduce el vademécum de la lista de remedios que tienen descuento y al pagar tarde a los prestadores, éstos cobran plus o cortan la atención”, dijo Quintriqueo.

Al ser consultado sobre si un aumento de aportes podría ayudar a reducir el déficit, dijo que “no alcanzaría porque es sólo un parche”. Admitió que es voluntario el caso del Instituto Municipal de Previsión Social que postergó el déficit por la ralentización de la entrada de los trabajadores en la edad pasiva, mediante el pago de un plus. Recordó que también la Anses lo practicó alguna vez pero que no dio resultado a largo plazo.

A juicio del dirigente, “no hay margen” para aumentar la edad jubilatoria porque también sería un parche si no hay una decisión de fondo que sea que el Estado solvente el déficit de la caja jubilatoria.

Uno de los proyectos que impulsa el gremio estatal es que la caja asistencial del ISSN adquiera características regulatorias en el mercado de la salud de la provincia de Neuquén. Quintriqueo mencionó que se debe imitar lo que hizo el gremio de los petroleros que tienen clínicas y farmacias con lo que tienen mecanismos de regulación de los precios que pagan por los servicios en el sector privado.

Adujo que junto a ese sector y el de los empleados de comercio se pueden establecer acuerdos para fijar pautas de contratación de forma tal que no se produzca la distorsión que se presenta en el mercado.

Uno de los reclamos de los gremios es la separación de las cajas previsional y asistencial para que, se esa manera, se pueda tener un esquema más claro de cuánto es el dinero que administra cada una de ellas que ahora engloba el ISSN.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Se profundiza el déficit en la caja jubilatoria de Neuquén