Transporte urbano en Río Negro: la recuperación del subsidio nacional es “una batalla perdida”

Nación eliminó la ayuda destinada a abaratar el boleto en el interior y solo lo mantiene para capital federal y el conurbano. La provincia mantiene sus aportes, pero sin ajustes por inflación. El mayor peso recae sobre los municipios y los propios usuarios.

El secretario de Transporte de Río Negro, Juan Ciancaglini, admitió que todos los intentos realizados en los últimos meses para que el gobierno nacional restituya los subsidios al transporte urbano en las provincias resultaron estériles y obtener fondos por esa vía es una batalla perdida, “al menos por este año”.

Dijo que el llamado “fondo compensador” del transporte, que estaba incluido hasta el año pasado en el presupuesto, desapareció por decisión del presidente Javier Milei, aunque el gobierno central mantiene un millonario flujo de fondos para subsidiar la tarifa en capital federal y el Gran Buenos Aires.

“De todas las maneras posible les hicimos ver esa disparidad, pero no hay justificación ni respuestas. Silencio”, se lamentó Ciancaglini.

Dijo que la provincia mantiene su propia partida de subsidios destinado a seis ciudades, con Bariloche como principal destinataria. Y aunque en su momento el gobernador Alberto Weretilneck destacó el “esfuerzo” que significaba, siguen sin lograr compartida nacional.

Los montos que aporta la provincia a los municipios es de 150 millones de pesos mensuales y están congelados desde noviembre. Ciancaglini dijo que “es lo que se firmó y por ahora no será revisado”. Aunque aclaró que el tope no rige para las líneas interurbanas, que son concesiones directas de la provincia.

Ciancaglini dijo que es así porque solo en este segundo caso la cartera a su cargo tiene posibilidad de controlar las estructuras de gastos y definir por ejemplo la cantidad de colectivos aplicados al servicio. No puede hacerlo en las concesiones ajenas.

De los 150 millones de pesos que reparte la provincia, 70 millones viajan cada mes a Bariloche, 15 millones son para Cipolletti, 15 millones para Roca, 30 van a Viedma, 5 a San Antonio Oeste y 3,5 millones a Sierra Grande.

Ciancaglini subrayó que ya liquidaron junio y están “al día”. Aseguró además que el congelamiento no es motivo de conflicto; “no hay ningún municipio que reclame otro régimen”. Pero, en los hechos el mensaje, en este caso es también que los gobiernos municipales comiencen a asumir cada vez en mayor proporción la carga de subsidiar el transporte interno en sus ejidos.

Como resultado del menor peso relativo de las transferencias provinciales, corridos los meses lo que aumenta sin pausa es el precio del boleto, que en el caso de Bariloche ya superó los 1.000 pesos.

De todos modos, Ciancaglini dijo que el interés del Estado desde sus políticas de Transporte está orientado a que la el costo de la prestación del servicio “no impacte totalmente en el bolsillo del pasajero”. Señaló que la tarifa “técnica” promedio, por costo real, debería ser hoy de 2.700 pesos, con variaciones caso por caso derivadas del índice pasajero/kilómetro.

Sostuvo por ejemplo que algunos recorridos del Valle Medio, el servicio Pomona-Chimpay o el que cubre Chichinales/Cipolletti, “son distancias grandes con pocos usuarios”, lo cual altera la ecuación.

Por eso, justificó el funcionario, un pasajero que viaja en el interurbano entre Dina Huapi y Bariloche, sobre 15 kilómetros, -y bajo concesión provincial-, paga casi el doble que en recorridos internos de Bariloche con una distancia bastante mayor.

Aprobación para la tasa al combustible

Entre las alternativas que algunos municipios comenzaron a discutir y aplicar para sobreponerse a la pérdida del subsidio nacional está la imposición de un nuevo gravamen sobre los combustibles. “Me parece bárbaro”, dijo Ciancaglini. Refirió que Cipolletti ya tiene una ordenanza aprobada en ese sentido y hay varios municipios en Neuquén “y en todo el país”, que comenzaron a aplicarlo.

También se mostró a favor de establecer tarifas desdobladas para turistas y residentes -como ocurre en Bariloche desde abril pasado- y propuso gestionar la implementación de los descuentos reconocidos por el sistema SUBE para subgrupos como los beneficiarios de planes sociales, personal doméstico, excombatientes, jubilados y personas con discapacidad.

Según el funcionario, no dejan de sostener el reclamo para que la Nación aplique un criterio de mayor equidad y por eso defendió el proyecto presentado en el Congreso para que al menos una parte de los impuestos nacionales al combustible se deriven en forma directa al sostenimiento del transporte.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora