Visita de jueces a Lago Escondido: la fiscal de Bariloche pidió imputar a Los Huemules

La jueza Silvina Domínguez debe ahora definir si se declara competente para atender esta causa.





La fiscal federal interina de Bariloche Cándida Etchepare le pidió a la jueza Silvina Domínguez que impute a los jueces federales, funcionarios porteños y directivos del Grupo Clarín por la presunta comisión de delitos de acción pública por su viaje en chárter privado a Bariloche y de allí a la estancia Lago Escondido. Dio por probadas varias cosas, como la llegada de Los Huemules, como ellos mismos se definen en los grupos de chats que trascendieron, y el pago en efectivo del vuelo.

«Una vez más, los documentos evidencian una clara discordancia con el momento en que se habrían alojado en el establecimiento, ya que el servicio se brindó los días 13, 14 y 15 de octubre, mientras que los comprobantes datan del día 28. También llama la atención que no se hubiera emitido factura alguna, justamente, a los dos individuos que no detentan el carácter de funcionarios públicos y que, por tanto, tienen mayores libertades para ser invitados y no pagar por los gastos erogados», sostiene Etchepare.

Se refiere a Pablo Casey y Jorge Rendo, ambos directivos del Grupo Clarín.

La causa que está abierta en Bariloche se inició por una denuncia del abogado de Roca Marcelo Hertzriken Velasco, que pidió que se investigara si Joseph Lewis, el multimillonario británico que es dueño de la estancia, estuvo con Los Huemules ese fin de semana. Etchepare dictaminó que no porque Migraciones no tiene registro de su ingreso al país.

«Si bien los hechos denunciados inicialmente por Hertzriken Velasco no eran del todo exactos, sí tenían una base cierta de ocurrencia que podría implicar un ilícito penal, en particular, la existencia de un viaje de lujo en un avión privado y con destino a una magnánima estancia en el que participaron jueces, un ministro de la ciudad de Buenos Aires y dos empresarios, quienes se reunieron en esta ciudad con otros dos empresarios con altos cargos en un poderoso conglomerado de medios de comunicación nacional, cuya presencia en la reunión fue evidentemente ocultada, no solo por haber tomado otro vuelo, sino por su omisión en el relato de quien -presuntamente- los alojara. A esto se suma, como hipótesis delictiva a corroborar por la investigación que habrá de llevarse a cabo, que todas las facturas emitidas por los servicios fueron abonadas al contado e, incluso, en el caso del alojamiento, formalizadas con posterioridad, de modo tal que adquiere sustentación (con el grado que requiere esta incipiente instancia) la denuncia del letrado en cuanto a que el viaje en su totalidad pudo haber sido un ilícito regalo a los funcionarios, extremo que habrá de corroborarse o descartarse a lo largo de la pesquisa», escribió la fiscal, que aparece mencionada en los audios de los chats como una funcionaria que estaba al tanto de la estrategia que urdían para que no saliera a la luz que fue una invitación.

Además de Rendo y Casey, Los Huemules está integrado por Julián Ercolini (juez nacional en lo Criminal y Correccional); Juan Bautista Mahiques (fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires); Marcelo D’Alessandro (ministro de Seguridad del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta), Carlos Mahiques (integrante de la Cámara Federal de Casación Penal); Pablo Yadarola, (juez nacional en lo Penal Económico); Pablo Cayssials (juez nacional en lo Contencioso Administrativo Federal); un personaje llamado Leonardo Bergroth, al parecer con lazos con algún servicio de inteligencia; y Tomás Reinke, presidente de Mediabit.

Captura de las imágenes de las cámaras de seguridad en el aeropuerto de Bariloche a la llegada del contingente.

Volaron, según la fiscal, en un avión de Servicios y Emprendimientos Aeronáuticos SA, que opera bajo el nombre de fantasía Flyzar. Es un Bombardier Learjet 60 matrícula LV-GCK que partió el 13 de octubre del aeropuerto de San Fernando, en el norte del Gran Buenos Aires, poco antes de las 10 de la mañana; luego voló al aeropuerto de Neuquén y regresó a Bariloche, según pudo establecer RÍO NEGRO.

El regreso, que fue el 16 de octubre, fue con otra nave porque ese Learjet estaba en Brasil para entonces.

«Se constató -dijo la fiscal- que la empresa, conocida en plaza bajo el nombre de fantasía Flyzar pertenece al empresario aeronáutico Gustavo Fernando Carmona.

«En las filmaciones (del aeropuerto de Bariloche) se observa cómo las mismas dos camionetas de alta gama (una blanca y otra negra) ingresan directamente a la pista de aterrizaje y frenan junto a un avión privado, sin ingresar al edificio del aeropuerto«.

Como se consigna en los chats, la fiscal llamó a declarar a Nicolás van Ditmar, el Nico mencionado en las conversiones como el que debía emitir facturas antedatadas para aparentar que se pagó por el alojamiento en Lago Escondido. Se trata del administrador de la estancia.

Van Ditmar dijo que Hidden Lake, así se llama la empresa, «realiza eventos y presta servicios de alojamiento». Fue en persona a buscar a Los Huemules porque «su camioneta era más cómoda y que en ocasiones es él quien realiza ese trabajo».


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Visita de jueces a Lago Escondido: la fiscal de Bariloche pidió imputar a Los Huemules