Por decreto Nación habilitó un millonario negocio para el gas de Vaca Muerta

A través de un DNU anticipó la licitación del denominado gasoducto Del Centro. La adjudicataria no podrá trasladar el costo a tarifa, pero tiene 17 años de concesión desregulada. Paolo Rocca, Marcelo Mindlin y Eduardo Eurnekian, entre los interesados.



1/2
La falta de capacidad en el transporte obligó en los meses de verano a cerrar pozos de gas por no contar con mercado. Foto: Yamil Regules.

La falta de capacidad en el transporte obligó en los meses de verano a cerrar pozos de gas por no contar con mercado. Foto: Yamil Regules.

2/2
Los desarrollos no convencionales son la clave del movimiento económico de la región. Foto: Yamil Regules.

Los desarrollos no convencionales son la clave del movimiento económico de la región. Foto: Yamil Regules.

El presidente Mauricio Macri habilitó, vía Decreto de Necesidad de Urgencia (DNU), la licitación de una millonaria obra para Vaca Muerta. Se trata del tercer gasoducto troncal que tendrá la Cuenca Neuquina y con el que se busca ampliar la capacidad de transporte del gas local con una expectativa multipropósito: reducir importaciones, potenciar los no convencionales, abaratar la generación eléctrica, ampliar la oferta domiciliaria e industrial y apuntalar las exportaciones del fluido.

La obra tiene un costo aproximado de 2.000 millones de dólares y el Estado Nacional no pondrá un solo peso. Para su concreción habilitó una arquitectura legal extraordinaria que denominó Régimen Especial Temporario (REM) con el que el adjudicatario tendrá 17 años para pactar “libremente” el valor de transporte con las operadoras.

La concesión es de 35 años más de 10 de prórroga y comienza a regir desde la puesta en funciones del gasoducto. A partir del año 18 quedará alcanzado por la normativa vigente y las tarifas ajustadas para el transporte del gas.

El decreto del presidente Macri aclara que, mientras dure el REM, estará vedado el traslado de los costos del transporte a las facturas de la demanda primaria, como se denomina a los usuarios domiciliarios. No así para los destinos de generación y los industriales.

El proyecto, que estará dividido en dos etapas, surgió de la pasada convocatoria que Nación hizo para destrabar el cuello de botella que la Cuenca Neuquina arrastra desde 2015 en la evacuación de gas. Entre los interesados que acercaron sus iniciativas se anotaron YPF, Transportadora Gas del Sur (TGS) y Transportadora gas del Norte (TGN), entre otras. En las últimas dos tienen participación los empresarios Marcelo Mindlin (TGS) y Paolo Rocca y Eduardo Eurnekian (TGN).

Dos tramos
La primera de las etapas, de 570 kilómetros, conectará la planta separadora de Tratayen, a la vera de la Ruta 7, con la localidad de Saliqueló en la provincia de Buenos Aires. Este tramo está cotizado en unos 800 millones de dólares y es clave porque la cabecera quedaría cerca de la conexión con el puerto de Bahía Blanca donde YPF ya licuefacciona gas para su exportación como GNL.


Es el primer gasoducto troncal que se construirá después de 30 años. También servirá para ampliar los tramos finales del caño que opera TGS.


Para el segundo tramo se busca conectar Saliqueló con el norte bonaerense, San Nicolas, separados por 440 kilómetros. Esta obra se llevará el resto del presupuesto estimado para todo el proyecto. Además se incluye la ampliación de los tramos finales del gasoducto operado por TGS que permitiría cubrir la demanda insatisfecha en los grandes centros de consumo durante los picos invernales sin necesidad de importar.

Plazos y una nueva empresa
Desde el viernes, fecha de publicación del DNU 465, corre el plazo de 10 días que tiene la comisión Bicameral del Congreso para revisar la norma presidencial. El objetivo del gobierno nacional es apurar los plazos de construcción del gasoducto.

Vencido el plazo de observación legislativo, Nación convocará a la licitación pública internacional. Buscan que la megaobra, sería el primer gasoducto que se construye después de 30 años, se adjudique en octubre, antes de las elecciones. De acuerdo a las proyecciones privadas los trabajos estarían finalizados en el invierno de 2021.

Para el desarrollo se creará una nueva compañía que, como ya publicó este medio, fue bautizada por el secretario de Energía, Gustavo Lopeegui, como Transportadora Gas del Centro en referencia a sus antecesoras TGS y TGN. La compañía puede surgir de las alianzas empresariales presentadas en abril cuando Nación convocó a la presentación de proyectos.

En números

60%
de la demanda total del gas del país se concentra en la región del AMBA y el Litoral.
40 millones de m3/diarios
es lo que podrá transportar el nuevo caño. En mayo la producción de la Cuenca Neuquina fue de 84,5 millones de metros cúbicos diarios.

El nuevo caño permitirá transportar 40 millones de metros cúbicos diarios. Según los considerandos del DNU, en mayo la producción de gas de la Cuenca Neuquina, que en más de un 90% corresponde a campos neuquinos, alcanzó 84,5 millones de metros cúbicos diarios.

Además de los objetivos de generación (para sustituir combustibles líquidos que son más caros), exportación (a través del GNL) e industria (enfocando el caño hacia el cordón industrial rosarino), el diseño del gasoducto busca conectar con el grueso de los consumidores que, en un 60%, están asentados sobre el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y el Litoral.

El gobierno busca, además, obligar a la adjudicataria a reservar un porcentaje del transporte para el gas que necesita Cammesa, la administradora del mercado eléctrico, para la generación en centrales térmicas.

En Neuquén la firma TGS inauguró el mes pasado el primer tramo de un gasoducto de captación en Vaca Muerta.

¿Por qué Nación utilizó un DNU para avanzar con la licitación?

El gobierno nacional, según explicó en los considerandos del DNU, busca acortar todo lo que pueda los tiempos de desarrollo para Vaca Muerta. En el texto explican que de seguirse el “trámite legislativo ordinario” los plazos se extenderían de modo que la obra tardaría, al menos, un año más en finalizarse. Este plazo tendría, según cálculos oficiales, un impacto negativo en la balanza comercial energética por 240 millones de dólares entre gas no exportado y el importado.

De todos modos el DNU debe ser analizado por la Comisión Bicameral del Congreso que cuenta con 10 días hábiles para su impugnación o promulgación.

Más de allá de la cobertura legal, el gobierno apuesta a que Vaca Muerta continúe reeditando los buenos resultados conseguidos hasta ahora. Es el único negocio que le reportó a la gestión del presidente Mauricio Macri buenas noticias por inversiones, exportaciones y sustitución de importaciones.

El impulso que tomaron los no convencionales son una marca registrada que Macri comparte con su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner. Así surge de un informe de la subsecretaría de Hidrocarburos y Combustible, citado en el DNU, que fecha la recuperación en la producción de gas desde 2015, pero agrega que se acentuó en 2018.

Eliminar las trabas para un desarrollo que puede tener un impacto significativo en las cuentas nacionales es, a todas luces, una buena apuesta del Ejecutivo nacional antes de las elecciones generales.


Comentarios


Por decreto Nación habilitó un millonario negocio para el gas de Vaca Muerta