Por falta de gas, el Limay tendrá un caudal que no alcanzaba hace cinco años

El mal tiempo en el mar impidió el ingreso de un buque de GNL en Buenos Aires. Por la ola de frío, Nación ordenó mayor generación eléctrica y se abrió el vertedero de Arroyito.





El Chocón es una de las represas que desde hoy genera a toda máquina para compensar la falta de gas en el país.

El Chocón es una de las represas que desde hoy genera a toda máquina para compensar la falta de gas en el país.

Una conjunción de factores imprevistos llevó a que desde el gobierno nacional se ordenara una generación hidroeléctrica casi extraordinaria en las presas del Limay que hará que el río alcance un nivel que no se registraba desde hace cinco años aguas abajo de Arroyito.

Los factores que influyeron en esta situación comenzaron a gestarse hacia varios días atrás. El ingreso de un frente polar sobre el país hizo que cayeran las temperaturas en gran parte del territorio nacional lo cual disparó el consumo de gas y electricidad.

Pero ese mayor consumo de gas natural se encontró con un primer problema, que es una caída en la producción del fluido que aquí en la zona llevó a que en Zapala se registrara baja presión durante los días en los que las nevadas fueron más intensas.

La ola polar avanzó y llevó a la zona de Buenos Aires, disparando aún más en consumo de gas y de energía eléctrica. Pero fue entonces cuando se sumó un factor inesperado y desequilibrante.

Ayer estaba previsto el ingreso de un nuevo cargamento de gas natural licuado al puerto de Escobar. Sin embargo la ola polar generó un temporal mar adentro que imposibilitó que el metanero ingresara al puerto y forzó a Nación a buscar otra forma de paliar la demanda energética.

“Por tres días Arroyito va a estar erogando 1200 metros cúbicos por segundo, por lo cual se abrirá el vertedero porque la capacidad de las turbinas de Arroyito es de 930 metros cúbicos por segundo”, explicó el referente de Neuquén en la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), Elías Sapag.

Y agregó que “evidentemente está faltando gas porque sino no se pide ese nivel porque es agua que no se puede turbinar cuando venimos de una década de sequía”.

Precisamente ese nivel de erogación no se alcanzaba desde julio de 2015, hace cinco años atrás. Y representa un doble problema para las presas y las poblaciones ubicadas aguas abajo.

En el caso energético, Sapag advirtió que “nosotros tenemos un problema porque hay que compensar El Chocón desde Piedra del Águila pero no sé de dónde la va a sacar el agua porque Piedra del Águila está a 3 ó 4 metros del nivel mínimo”.

En tanto que en las zonas pobladas ubicadas aguas debajo de la presa de Arroyito, el incremento del caudal promete generar problemas de anegamientos o inundaciones, dado que si bien la línea de ribera del Limay es de 1290 metros, en la erogación de 2015 hubo numerosos inconvenientes por el avance de pobladores sobre tierras inundables.

La mayor erogación comenzó hoy en las presas cuatro del Limay, por lo que se espera que mañana el río alcance aguas abajo un nivel de 1180 metros cúbicos por segundo y desde el viernes marque los 1200 que se mantendrán durante el fin de semana.


Comentarios


Por falta de gas, el Limay tendrá un caudal que no alcanzaba hace cinco años