Postales de otoño en el norte neuquino: los arreos a las tierras de invernada

Los crianceros llevan a sus chivas, ovejas y vacas a los puestos donde pasarán el invierno. Aquí, las fotos y el relato de Ricardo Kleine Samson.

Las huellas, senderos y caminos de la Cordillera del Viento en Neuquén se llenan de paisanos arreando sus animales a la estepa patagónica. Algunos lo hacen en apenas un día, otros llegan a tardar más de 30. Algunos van desde aquí, hasta ahí nomás y apenas se cansan.

El piño avanza en el puente Rahueco (Huinganco). Foto: Ricardo Kleine Samson.

Otros van desde las altas cumbres, y tardan, dependiendo del clima, entre 20 a 30 días comiendo y durmiendo donde les toque en suerte, pero no son improvisados y saben que se exponen a lo que venga y como venga.

Otoño en Huinganco. Foto: Ricardo Kleine Samson.

Hacen lo mismo desde hace miles y miles de cosas. Generación tras generación consolidando su cultura, como una trinchera, que los defiende del ataque de los cuerdos.

Rumbo a la invernada en el paraje El LLano (Huinganco). Foto: Ricardo Kleine Samson.

Los arrieros cuentan que a los animales les cuesta volver a la invernada porque saben de la escasez de comida y el intenso frío que van a soportar. Los colores del otoño enmarcan los escenarios que atraviesan y le dan más vida a la vida.

El río Neuquén en su paso por el paraje Guaraco. Foto: Ricardo Kleine Samson.

Los álamos, ayer sombra de sus ranchos, quedan vacíos y sus ramas soportan estoicas las nevadas, heladas y lluvias que sobrevendrá por estos tiempos del invierno. Es otoño en el norte neuquino.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Postales de otoño en el norte neuquino: los arreos a las tierras de invernada