Potencias impulsan un gobierno sirio de transición

El paso siguiente será redactar una Constitución con voto popular.





Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y las naciones árabes acordaron en Ginebra un plan para un gobierno sirio de transición que incluye a a la oposición, aunque no dieron pasos para remover al presidente sirio Bashar al Assad del poder. Rusia y China se opusieron exitosamente a una medida incluida en el borrador original del enviado internacional Kofi Annan que habría excluido a aquellos del nuevo gobierno que amenacen con desestabilizar la transición y la reconciliación. El enviado internacional dijo que el proceso de formar un gobierno debe depender de los sirios, pero agregó que duda que los ciudadanos quieran que los lideren quienes tienen “sangre en sus manos”. Durante largas horas de negociaciones, Rusia, el más estrecho aliado de Al Assad, instó a que solamente el pueblo sirio pueda determinar la composición del futuro gobierno de transición en Damasco. Tras puertas cerradas, el ministro de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov fue citado por diplomáticos diciendo que Moscú no aceptaría ninguna solución impuesta desde afuera. En particular Lavrov obstaculizó formulaciones que podrían haber terminado con la exclusión de Assad del proyectado proceso de transición. Pero Assad debe renunciar, incluso cuando el nuevo plan internacional de transición no llame a ese paso, afirmó más tarde la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton. “Assad deberá irse”, aseveró la jefa de la diplomacia estadounidense en Ginebra ante los periodistas, agregando que el plan llama al consentimiento mutuo entre sirios para un nuevo gobierno, prueba que, aseguró, al Assad no superaría. También afirmó que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas trabajará sobre una resolución que amenace con sanciones militares para respaldar el plan original de seis puntos de Annan y la nueva hoja de ruta para la transición. Sin embargo, Lavrov salió inmediatamente al cruce de las declaraciones de Clinton y dijo que las naciones que participaron en la conferencia de Ginebra no pueden darle instrucciones al Consejo de Seguridad en Nueva York. Por su parte, Annan se refirió de todas maneras a un encuentro “productivo”. El ex secretario general de la ONU dijo que ahora tiene más esperanzas de que se pueda concretar una solución política para Siria. Lo importante es que las principales potencias mundiales se han acercado más y buscan consenso para resolver el conflicto en Siria, apuntó. Para ello se sentaron las bases en la conferencia en Ginebra, destacó Annan. Remarcaron que el paso siguiente a este plan “sería la redacción de una Constitución siria que “debería someterse a la aprobación popular. Así se llegaría entonces a una democracia”.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Potencias impulsan un gobierno sirio de transición