Primer Triple Crimen: Kielmasz deberá seguir detenido

“El condenado no puede reconocer a las demás personas, sino que las trata como cosas u objetos”, dijo el juez Juan Pablo Chirinos en su fundamento.



#

Claudio Kielmasz recibió un duro informe psicológico que lo mantendrá en prisión.

El único condenado por el Primer Triple Crimen, Claudio Kielmasz, seguirá detenido en el penal de La Pampa luego que el juez de Ejecución Penal, Juan Pablo Chirinos, rechazara nuevamente su pedido de salidas transitorias. Es la tercera vez que las había solicitada. Como ocurrió en 2013 y 2014 le fueron rechazadas porque ninguno de los informes psicológicos le fueron favorables.

En la resolución, Chirinos argumentó su decisión en que “Kielmasz no puede empatizar con otras personas y, si no puede hacerlo, no es posible un esquema de convivencia donde uno deba resignar placeres o deseos personales en virtud de normas legales que imponen el respeto de derechos de terceros. En concreto, el juez planteó que Kielmasz “no puede reconocer a los demás como personas, sino que las trata como cosas u objetos”.

El acusado está detenido desde fines de diciembre de 1997. Esto fue casi un mes y medio después que María Emilia y Paula González y Verónica Villar fueron encontradas muertas. Lo condenaron en 2001 a prisión perpetua por el delito de “coautor de secuestro agravado y reagravado seguido de muerte”.

Lleva más de 18 años detenidos y desde hace tres comenzó a solicitar las salidas transitorias. Siempre le fueron denegadas ya que todos los informes le fueron desfavorables.

La única vez que un informe fue a su favor lo hizo la psicóloga que luego jubiló.

La renuncia de ella implicó un retroceso notable en su tratamiento y fue tal que Chirinos, en la resolución, explicó que antes de la renuncia de esta profesional, Kielmasz mostró un notable cambio en su conducta. Argumentó que le produjo un quiebre en su hermetismo y que gracias a esto fue que pudo comenzar a hablar de lo ocurrido. “Comenzó a responsabilizarse del delito que se le imputó y esto le facilitó iniciar un proceso autocrítico, reflexivo y de adaptación de la realidad y de sus consecuencias”.

Todo cambió cuando comenzó otro tratamiento. Según especificó el juez de ejecución éste no tuvo el mismo efecto que el anterior. Aseguró que en este caso lo que ocurrió con la nueva profesional fue que “no supieron, no quisieron o no pudieron entablar un vínculo tratamental lo suficientemente sano como para lograr la continuidad del tratamiento”.

El juez agregó que “este quiebre importó una seguidilla de sanciones y el traslado del interno, de la U12 de Viedma a la U4 de Santa Rosa; y que en poco menos de 4 meses generó que perdiera el puntaje que lo hiciera merecedor de un informe favorable para las salidas”.

La única vez que tuvo acceso a las salidas fue en 2012 cuando estuvo detenido en Río Gallegos. Se le otorgó el beneficio para asistir a un grupo de teatro y a clases de computación. Este beneficio se le revocó después que salió en diferentes medios.

Preso desde 1997

“Kielmasz no puede empatizar con otras personas y, si no puede hacerlo, no es posible que conviva en un esquema de convivencia”.

El juez Juan Pablo Chirinos fue contundente al explicar la negativa al detenido.

Datos

18
años en prisión lleva Kielmansz por el primer Triple Crimen. Tres veces le denegaron las salidas transitorias.
“Kielmasz no puede empatizar con otras personas y, si no puede hacerlo, no es posible que conviva en un esquema de convivencia”.

Comentarios


Primer Triple Crimen: Kielmasz deberá seguir detenido