Primeros cortocircuitos por los acuerdos salariales

Ya se perciben los primeros conflictos del año en las negociaciones entre empresarios y gremios por el avance de la inflación. Trabas en los acuerdos con metalúrgicos, petroleros y trabajadores de la alimentación.

A medida que avanzan las paritarias se empiezan a escuchar con más fuerza los reclamos de los trabajadores, exigiendo remuneraciones que se adecuen al avance de los precios que se registró en los últimos meses. Tras las primeras negociaciones del año, el piso se ubicó en un 25%. Hoy la presión de los gremios por una mayor recomposición salarial es mucho más intensa y los pedidos se acercan de a poco al 30%.

Los primeros tres meses del año marcaron la mayor cifra de inflación para un trimestre desde el año 2002. Por eso motivo varios sindicatos ya han acordado con los empresarios los aumentos para la primera parte del año, con la posibilidad de sentarse de nuevo más adelante con el objetivo de revisar los incrementos de acuerdo a la evolución de los precios, como ya ocurrió por ejemplo con el sindicato de Luz y Fuerza, que cerró con en un 22%, para reabrir las paritarias a mitades de año.

Uno de los gremios que está en conflicto hace unas semanas es el de los metalúrgicos (UOM), que amagó con ir al paro pero la conciliación obligatoria por parte del Gobierno frenó el impulso. Finalizado el tiempo de conciliación, la UOM vuelve a las negociaciones con un pedido del 25% con una cláusula de revisión, pero los empresarios siguen firmes en su oferta de un 22% escalonado.

La negociación con petroleros se perfila como una de las más complicadas, cuando aún hoy las partes no han podido sentarse a negociar. Lo que ocurre es que el pedido llega al 32% y las petroleras aducen que han perdido rentabilidad en el último tiempo ante el control de precios en el mercado local.

En el rubro alimenticio las negociaciones también se encuentran trabadas por las notables diferencias entre lo que exigen los sindicatos (30%) y lo que están dispuestas a otorgar las Cámaras del sector (24%). Actualmente el salario mínimo en el convenio colectivo del sindicato es de 2230 pesos.

En cuanto a los transportistas, los micros de larga distancia están a punto de comenzar un paro por el fracaso en el convenio con los empresarios. El foco del conflicto se da en torno de la discusión salarial que sostiene la UTA. El gremio reclama una mejora en sus haberes de $ 700 hasta agosto (retroactivo a enero), y de otros $ 400 desde ese mes hasta fin de 2010. Los empresarios afirman que no están en condiciones de hacer frente al reclamo.

FUENTE: abeceb.com


Comentarios


Primeros cortocircuitos por los acuerdos salariales