Prisión en suspenso por homicidio culposo



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El juez Correccional Gregor Joos condenó a dos años de prisión en suspenso y a seis años de inhabilitación especial para conducir vehículos a un joven de Bariloche que, con su auto, embistió a un muchacho, presuntamente alcoholizado, en el kilómetro 1,900 de la avenida Bustillo.

Más allá de advertir la imprudencia de la víctima, que al momento del accidente se encontraba defecando en la calle, en medio de la calzada, el juez valoró en contra del imputado que para embestir al muchacho como lo hizo tuvo que “invadir el carril contrario”; que manejaba a una velocidad mayor a la reglamentaria y que si no hubiese violado normas no se habría llegado juicio.

La condena le atribuyó a Silvio Rodrigo Butazzi, de 24 años, que a las 6 de la mañana del 6 de mayo de 2006, mientras conducía su Fiat Uno, embistió a Lucas Abel Andrada, que se encontraba en el centro de la cinta asfáltica, presuntamente alcoholizado, provocándole la muerte de manera instantánea.

En su minucioso análisis Joos recordó el testimonio de “dos personas que pasaron momentos antes del hecho por el lugar”, quienes pudieron esquivar a un peatón que “estaba en medio de la ruta, con los pantalones bajos, y que no se sabía qué iba a hacer”. Para respaldar la hipótesis de que Butazzi invadió el carril contrario, el magistrado se basó en el punto de impacto, en las huellas de frenado y en que “la fotografía existente en el expediente habla por si sola y exime de mayores comentarios, ya que resultaría descabellado pensar que alguien luego del hecho, retocara el cuerpo del fallecido”, y que “el tremendo corte que se observa en la espalda de la víctima -gran traumatismo en la región lumbosacra-, permite despejar toda duda en cuanto a la posición de la víctima al momento del hecho”.


Comentarios


Prisión en suspenso por homicidio culposo