Procesado en Viedma por dispararle a una joven por la espalda

VIEDMA (AV).- Procesamiento y prisión preventiva dictó la justicia para Juan Claudio Meyer (26) por ser quien presuntamente le disparó por la espalda a Antonella Rainqueo (21), madre de dos criaturas. Se le imputó “homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa” y se dispuso que siga preso en el Penal. La joven sigue estable con una evolución favorable en la sala de cuidados intensivos del hospital Zatti, donde fue operada luego de recibir un disparo que le provocó graves lesiones en los pulmones. Esta situación requirió que la chica se mantuviera viva con respiración asistida. Además perdigones de la bala, proveniente al parecer de una escopeta de caño recortado, le provocaron lesiones en tórax y brazos, así como excoriaciones en ambos pies y piernas. Para el juez penal de Viedma Favio Igoldi hubo de parte de Meyer intención de matar a la joven luego de algún tipo de problema de relación existente tanto entre Meyer y la víctima como con otras personas de apellido Montecino. Ante esa circunstancia interpretó que el imputado “habría tomado el arma de fuego y disparado contra la joven con la finalidad de quitarle la vida”. Varios fueron los testigos que hicieron referencia en la causa al arma de fuego en manos de Meyer, aún cuando ésta no fue encontrada. La lesión, además, certifica un disparo a corta distancia. El hecho se produjo pasadas las 23 del domingo 26 de enero en el barrio de las 1.016 Viviendas. Para el juez el crimen no pudo ser consumado por razones ajenas a la voluntad del imputado, como la falta de precisión en el tiro, que habría dado parcialmente sobre una pared del módulo de departamentos. Además la víctima se encontraba en movimiento. Igoldi dispuso que el joven continúe detenido al considerar que existe un riesgo procesal en caso que transite el proceso hasta el juicio en libertad. Además aclaró que en caso de existir condena la misma sería de cumplimiento efectivo en razón de la calificación del hecho. Tuvo en cuenta también que Meyer habría tenido durante los primeros momentos posteriores al disparo una conducta de obstrucción a la investigación al retirarse en forma inmediata del lugar del hecho y entregarse varias horas después, situación que le habría permitido deshacerse del arma de fuego utilizada y hasta lavarse las manos o cambiarse de ropa para dificultar pericias que pudieran detectar restos de pólvora en su persona. Según lo aportado a la investigación hasta el momento, la joven herida habría discutido con la esposa de Meyer. “Esta hija de puta se hace la mala y encima me cocorea ahí a la pasada”, habría señalado la joven, según indica la causa, quien dejó a sus dos niñas y regresó para responder a aquella agresión verbal, invitando a quienes se encontraban afuera de uno de los módulos de calle Las Heras al 1725. Según los testigos, luego apareció en la escena Meyer con la escopeta. Tras el impacto, y antes de caer al piso, Rainqueo alcanzó a gritarle a su madre: “Me pegó, me pegó”.


Comentarios


Procesado en Viedma por dispararle a una joven por la espalda