Producción stand by

La producción de petróleo no creció durante el último año. Expectativa por las medidas del nuevo gobierno.



1
#

2
#

HIDROCARBUROS

“No es relevante recuperar el autoabastecimiento y la soberanía hidrocarburífera”. La afirmación pertenece a Juan José Aranguren, flamante Ministro de Energía del gobierno de Mauricio Macri, y contrasta con el discurso oficial desde 2012, año en que se decidió la re estatización de YPF. En la misma entrevista, realizada días antes del ballotage que consagrara al suucesor de Cristina Kirchner, Aranguren tambien manifestó: “Desde el punto de vista técnico tiene que analizarse qué es lo que se ha hecho en los últimos tres años a la fecha y evaluar el plan de negocios de la compañía, para poder recomendar o no la continuidad de este tipo de administraciones”.

Es evidente la voluntad del nuevo gobierno de conocer el estado de situación que deja la administración saliente, antes de tomar decisiones de fondo, lo cual se aplica también al futuro de la petrolera estatal.

Al observar los números de la producción de hidrocarburos, llama la atención una tendencia que se mantiene desde la estatización de YPF: la producción total de petróleo no crece, y solo la empresa nacional incrementa sus volúmenes de extracción, al tiempo que el resto de las empresas (de capital extranjero) los reduce año a año.

Si se considera el acumulado para los primeros nueve meses del año, la producción total de petróleo en el país, creció apenas 0,19%, mientras que si se compara con 2012, los volúmenes de extracción son un 3,89% mas bajos.

YPF en cambio, aumentó su producción un 4,75% desde 2014, y un 15,45% desde su estatización en 2012. En el mismo lapso, el resto de las empresas petroleras en conjunto, redujo los volúmenes extraídos un 2,93% en relación a 2014, y un 14,45% respecto a 2012.

En cuanto al gas, la producción total creció el último año, pero el panorama hacia dentro del sector es similar. En los primeros nueves meses del año, la producción total aumentó un 3,27% respecto al año pasado. En el mismo lapso la empresa estatal incrementó su producción de gas un 11,77% respecto a 2014 y un 24,91% en relación a 2014. El resto de las empresas en cambio, mantuvo el mismo nivel de producción que el año pasado, y redujo su participación un 12,57% respecto al año 2012.

Con estos datos sobre la mesa, la conclusión tras poco mas de tres años de gestión estatal para la petrolera nacional, es que el proceso que tuvo lugar en el período, es un crecimiento de la participación de YPF en la producción a costa de las petroleras extranjeras, sin que ello haya significado un verdadero crecimiento en la producción. Muy lejos queda todavía el horizonte del autoabastecimiento predicado hasta el cansancio por las gestiones salientes en la Nación y en la Provincia del Neuquén.

Más lejos aún, queda el proclamado “boom” de Vaca Muerta. Pese a la puesta en marcha de la explotación no convencional en la provincia, los números de la producción no reflejan un aumento significativo. Al menos no lo hacen en la medida de la expectativa que el propio gobierno provincial se encargó de promover.

El panorama avala en cierta forma la percepción del nuevo Ministro de Energía de la Nación. Si verdaderamente se busca reducir la dependencia energética, el objetivo debiera ser lograr el despegue de la producción total de hidrocarburos.

Es temprano aun para sacar conclusiones sobre las posibles medidas del nuevo gobierno. Los referentes económicos del presidente electo han recalcado una y otra vez, que las decisiones en materia cambiaria, energética, de producción y de transporte, serán coordinadas. Es de esperar entonces, que las decisiones en materia de hidrocarburos, guarden estrecha relación con la salida del cepo cambiario, y la necesidad de atraer nuevas y mayores inversiones desde el exterior.

Redacción Central


Comentarios


Producción stand by