Productores y empresas preocupados por la falta de fruta en esta temporada

Distintos actores de la cadena frutícola manifestaron la falta de certezas que hay sobre la temporada que está por iniciar. Con fuertes mermas en la cosecha, se esperan millonarias pérdidas.





Se esperan importantes mermas en la cosecha de peras de la temporada que comienza en enero.

Productores y empresarios ven un panorama incierto para la temporada de peras y manzanas que comienza en enero.

Las pérdidas de producción, por efecto de las heladas primaverales tardías y de las tormentas de granizo, superan los 300 millones de kilos, y eso rompe el equilibrio de un sistema que tiene una escala mínima para manejarse en cada una de las temporadas

Desde el gobierno de Río Negro manifestaron su preocupación frente al escenario que se avecina. Se recibieron unas 1.800 declaraciones juradas con los datos de daños de productores y el 50% se declaró en Emergencia o Desastre, lo que reafirma la magnitud del problema.

Para muchos refrentes de la actividad las mermas superan los datos estimados párrafos arriba, respecto a lo que reflejó la cosecha anterior, pero mucho dependerá de los límites de calidad que impongan los galpones sobre la fruta que ingrese del campo para comercializar.

Estos algunos de los conceptos vertidos referentes de la actividad.


Agustín Argibay, titular de la CAFI


El presidente de la cámara empresaria aseguró que “no tenemos una estimación precisa del daño en toda la región”. Intentando poner un manto de tranquilidad a la situación agregó que “el daño en general es muy desparejo. Tenemos zonas donde no existió y otras dode no dejó absolutamente nada en la planta”.

Agustín Argibay, señaló que existe una buena expectativa de precios.

Argibay afirmó que la cosecha será mucho más corta que en otras oportunidades y esto tendrá un impacto directo en la demanda de mano de obra y los precios del producto. Si bien prefirió no ahondar en el tema aseguró que ante la falta de fruta los valores tenderían a subir, como marcan las tradicionales reglas del mercado.

El ejecutivo por otra parte destacó que hay problemas de volumen en el mercado internacional por lo que no hay que descartar una mayor demanda de futa de los importadores para esta temporada.


Facundo Fernández, secretario de Fruticultura


Facundo Fernández se mostró preocupadop or la temporada que se avecina.

El funcionario se mostró muy preocupado por lo que se avecina. Los datos de las declaraciones juradas de los productores son elocuentes en este punto: más del 50% de la fruta que estaba en planta se perdió. “Claramente estamos frente a una temporada muy compleja, pero hay que ver como es que termina creciendo la fruta que hoy quedó en la planta”, destacó Fernández.

Remarcó mucha fruta puede llegar a estar anillada (marca y mala formación por efectos de la helada) pero podría ser comercializada sin problemas siempre y cuando el daño no sea importante y la calidad permita colocarla en góndola. “Las primeras proyecciones nos muestran mermas que van del 30% al 40% en términos generales, y esta diferencia de 10 puntos va a estar definida en las próximas semanas”, aseguró.

Agregó que es clave que los productores accedan al sistema financiero para lograr adquirir sistemas de protección contra heladas y para el granizo. “Nosotros estamos trabajando para ampliar la oferta crediticia que existe para este tipo de líneas”, finalizó.   


Daniel Pérez, presidente de la Cámara de Productores de Roca


Pérez señaló que en su localidad los daños fueron enormes.

Las expectativas para esta cosecha son pésimas señalaron desde el sector. Pérez manifestó que en la región hay una pérdida de entre el 40% y 50% de la producción por las heladas y el granizo. El referente indicó que “la calidad de la fruta va a dejar mucho que desear cuando pase por la máquina”. Señaló que en la zona de Roca el granizo no generó tanto daño, pero si la helada que dejó marcas de anillado y “pareciera que la fruta está rallada”. “Va a haber poca fruta de calidad para exportar. El año pasado hubo una pérdida del 20% de la fruta por el granizo, pero ahora es el doble al igual que los costos”, detalló.

Martín Borocci productor de Allen también señaló que la pérdida de producción en la región ronda el 50%. “La merma de fruta de la zona de Allen, Fernández Oro y Roca es la más grande. En gran parte del Valle se perdió la mitad de la producción, algunos tienen pérdidas totales”, detalló. Según el chacarero “se subestima la situación desde la Provincia porque es más crítica de lo que se ve”.


Horacio Pierdominici, vicepresidente de la Cámara de Productores de Cipolletti


Pierdominici remarcó que la helada en Cipolletti generó mucha pérdida.

La localidad de Cipolletti -y zonas aledañas- fue una de las regiones más golpeadas. La helada hizo mucho daño en la pera y algo menos en manzana, según señaló Pierdominici en dialogo con este medio. “La piedra fue muy selectiva. Todo lo que está cerca de la costa sufrió pérdidas enormes, mientras que hay zonas en Cipolletti en las que no paso absolutamente nada”, confió el productor.

Aseguró que, con riego por aspersión, el control hubiese sido muy eficiente en esta helada porque no fue muy agresiva. “Es lamentable que los productores no puedan acceder a sistemas de control que permitan cuidar nuestra cosecha. De un día para otro perdemos todo el trabajo de doce meses”, destacó con indignación. Agregó que las pérdidas en promedio están por encima del 50% aunque hay chacareros que no les quedó nada.

“Este año nos dijeron que los precios iban a estar muy buenos, aunque no nos terminan de cerrar las liquidaciones ni nos comentan que es lo que van a pagar en la próxima temporada. Las empresas están desesperadas buscando lotes de buena calidad porque escasea ese tipo de fruta en el Valle”, finalizó Pierdominici.


Mauricio Molinaro, presidente de la Cámara de Productores de Villa Regina


Molinaro señlaó que los daños en general se ubicaron en su zona entre un 15% y 25%.

El titular de la cámara indicó que, de acuerdo a las estimaciones, los fenómenos climáticos de los últimos meses generaron una pérdida en la producción de frutas que girará entre un 15% y un 25%. No obstante, sostuvo que los números reales se podrán tener a partir del inicio de la cosecha. Las heladas tardías, pero en especial una tormenta de granizo que cayó en la zona de Villa Regina el 12 de octubre afectando 800 hectáreas, provocaron pérdidas de fruta y una merma en la calidad de la producción; aunque no existe datos certeros sobre la disminución de frutas de carozo y pepita.

“Lo que ocurrió con las heladas es preocupante, pero la disminución del volumen de producción no se va a saber hasta que la fruta esté en el bins o en el cajón, porque hubo chacras que fueron más afectadas y otras no sufrieron tanto daño”, dijo el presidente de la Cámara de Productores Agrícolas de Godoy, Regina, Chichinales y Valle Azul.

“Hay chacras que sufrieron un 10% de daños y otras un 80%; en algunos casos hubo en una misma chacra hubo daños por heladas y por la caída de granizo que se registró el 12 de octubre en nuestra zona. Las estimaciones generales giran en torno al 15 al 25% de pérdida en función de esos fenómenos, pero aún nos queda un largo trecho para llegar a la cosecha”, agregó.


Río Colorado y Valle Medio


Producto de heladas tempranas -y donde no estaba habilitado el agua- la cosecha de frutas en Río Colorado tendrá por tercer año consecutivo una notoria baja en volumen y calidad.

Las pérdidas superan el 50% del total de la producción. Los distintos datos obtenidos por este medio en las chacras, lo que parecía a simple vista un año que serviría para la recuperación, finalmente terminó siendo un desastre para la mayoría de los productores.

Las imágenes son dispares, algunos lograron tener buena producción en carozo, pero presentan daños en peras y manzanas. Para otros la situación es a la inversa.

Desde la Cámara de Productores sostienen que en líneas generales se registró una disminución del 50% en forma general. El principal problema de las pérdidas fueron productos de heladas tempranas en el mes de septiembre, que fueron extensas y que registraron -según la zona- entre 5 y 9 bajo cero y en ese tiempo los canales de riego estaban secos, debido a que aún no se había largado el agua desde el dique Salto Andersen.

Las fuertes tormentas de lluvia y granizo acompañado de fuertes vientos durante octubre y noviembre que castigó a las distintas localidades de Valle Medio fueron también los causantes de las grandes pérdidas de la temporada frutícola de la zona. Las distintas evaluaciones en forma general dan cuenta que las mermas entre productores rondan el 80%.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Productores y empresas preocupados por la falta de fruta en esta temporada